Antes de hablar del tipo de problemas que puede resolver un psicólogo es importante tener claro qué hace un psicólogo.

En primer lugar, un psicólogo analiza tu problema, y esto lo realiza porque conoce el funcionamiento del comportamiento humano. Esto permite al psicólogo comprender de qué modo los pacientes se pueden sentir mal, o que se comporten de una determinada manera, debido a la interferencia que dicho problema está teniendo en el funcionamiento de su vida.

Dentro del análisis del problema, se analizan las variables que han llevado a la persona a esa situación y los factores que hacen que dicha situación problema se mantenga. El hecho de que las personas entiendan cómo han llegado a esa situación de la que no saben salir y de qué manera se está manteniendo es una parte muy importante del proceso de recuperación.

Por tanto, de esta forma los psicólogos ayudan a los pacientes en numerosos tipos de problemas para darles tratamiento en función del tipo de situación que se haya diagnosticado.

Los tipos de problemas por los que se demanda asistencia a un psicólogo son múltiples, desde personas con problemas depresivos y ansiosos, a personas que requieren de ayuda para un trastorno crónico que interfiere con sus vidas o su salud física. Por su parte, otros pacientes recurren al psicólogo porque están experimentando problemas a corto plazo que necesitan resolver, como por ejemplo la ansiedad que se produce ante un nuevo empleo, o personas que necesitan ayuda para gestionar el duelo de la pérdida de un ser querido.

Los psicólogos también pueden ayudar a enfrentar situaciones estresantes que imposibilitan a la persona a continuar con su vida con normalidad, así como tratamiento para pacientes con adicciones.

Los trastornos de personalidad también son muy frecuentes en las clínicas psicológicas, ya que no solo es suficiente con la regulación del trastorno a través de la medicación impuesta por el médico psiquiatra, sino que es necesario la regulación y control de la persona de todos los cambios que se producirán en sí mismo para conseguir estrategias necesarias para enfrentarse a ellos.

En conclusión, como hemos podido ver, el psicólogo tiene un abanico muy amplio de patologías tanto en niños, adolescentes y adultos que puede evaluar y tratar para conseguir el bienestar del paciente.

“El autoconocimiento y el desarrollo personal son difíciles para la mayoría de las personas. Normalmente requiere mucho coraje y perseverancia.”

A. Maslow