La psicoterapia es el tratamiento que tiene como objetivo el cambio de pensamiento, emociones y conductas. Es un tratamiento de colaboración basado en la relación entre una persona y el psicólogo.

Su base fundamental es el diálogo, y mediante este se proporciona el ambiente de apoyo que permite hablar abiertamente con alguien objetivo, neutral e imparcial que nunca va a juzgar aquello de lo que se trate. El paciente y el psicólogo trabajarán juntos para identificar y cambiar los patrones de pensamiento y conducta que están impidiendo llegar al bienestar psicológico.

En la psicoterapia, los psicólogos aplican procedimientos científicamente válidos para la creación de hábitos o habilidades efectivas, ya que las que estamos utilizando no nos están proporcionando ese bienestar necesario.

La psicoterapia cuenta con varios métodos que se pueden aplicar, como son el cognitivo-conductual, sistémico, psicodinámico o humanista, entre otros tipos de terapia conversacional que ayudan a resolver los problemas.

La psicoterapia propicia cambios congruentes con los objetivos que desea alcanzar el paciente. Proporciona orden al caos facilitando la compresión de ideas y acciones que habían sido confusas. Conduce alivio al paciente al capacitarle para afrontar ansiedades y tensiones que habían sido evitadas. Conduce a nuevas oportunidades para aprender diferentes modos de pensar, sentir y actuar. En definitiva, hace que la sensación de malestar vaya desapareciendo progresivamente y deje paso a la de control y satisfacción personal.

Dicha psicoterapia será distinta en función de cada paciente y de sus circunstancias concretas, y se amoldará concretamente a cada demanda, mediante el aprendizaje de una serie de técnicas y habilidades que ayudan a cambiar los pensamientos, las emociones y las conductas disfuncionales por otros más adaptativos.

Por ejemplo, existen técnicas para afrontar determinados problemas que se están evitando, y hay herramientas específicas para potenciar aquellas habilidades personales que te faltan o que están fallando en un determinado momento y que están influyendo en tus problemas.

Este tipo de habilidades pueden ser sociales, de comunicación, de resolución de problemas o de toma de decisiones, entre otras.

También existen técnicas de modificación del pensamiento, ya que gran parte de los problemas se producen por errores que cometemos haciendo interpretaciones inadecuadas de la realidad.

En psicoterapia, también se enseñan técnicas para el manejo del estrés, como por ejemplo la relajación progresiva muscular o las respiraciones abdominales, así como una técnica muy efectiva hoy en día como es el mindfulness o conciencia plena.

El cómo se desarrolle la terapia depende del problema que plantee el paciente, de las metas que quiera conseguir y en gran medida del modelo teórico seguido por el psicólogo, puesto que cada perspectiva en psicoterapia se caracteriza por un conjunto de conceptos y principios que explican cómo ocurre el cambio. La naturaleza, ritmo y objetivos de las intervenciones quedan en parte definidos por la orientación teórica del psicólogo.

“El gran descubrimiento de mi generación es que los seres humanos pueden cambiar sus vidas al cambiar sus actitudes mentales.”
 
W. James