Saltar al contenido
autolesiones-en-adolescentes-problematica

Autolesiones en jóvenes: signos, causas y tratamiento

Comprártelo en Redes
Terapia psicológica
Mejora tu bienestar emocional con un psicólogo. Agenda una sesión hoy mismo y da el primer paso hacia una vida más plena.

Clínica Psicológica en  Barrio de Salamanca

Clínica Psicológica en Moratalaz

Clínica Psicológica en San Blas

Clínica Psicológica en Hortaleza

Clínica Psicológica en Vallecas

Psicología Online

Las autolesiones en adolescentes son una forma de conducta autodestructiva que puede manifestarse de diferentes maneras, como cortarse la piel, quemarse, golpearse, rasparse, arrancarse el pelo o clavarse objetos en la piel. Estas conductas son un indicio de que algo no va bien en la vida de los jóvenes que las llevan a cabo, ya que pueden estar experimentando emociones muy intensas que no saben cómo manejar.

Las autolesiones no son un intento de suicidio, aunque en algunos casos pueden llevar a ello de forma accidental. Son más bien una forma de liberar emociones reprimidas y una manera de hacer frente a situaciones difíciles que pueden incluir estrés, ansiedad, depresión, abuso, acoso, trastornos alimentarios, problemas familiares o sentimentales, entre otros.

Es importante entender que las autolesiones no son una elección o una moda entre los adolescentes, sino una señal de que necesitan ayuda para manejar sus emociones y para resolver los problemas que les afectan. Por eso, es fundamental prestar atención a las señales que indican que un adolescente está sufriendo y ofrecerle la ayuda necesaria para superar sus dificultades.

¿Qué son las autolesiones?

Las autolesiones son un tipo de comportamiento autodestructivo que implica infligir daño físico en uno mismo de manera intencional. Estas pueden manifestarse en diferentes formas, como cortarse, quemarse, golpearse, arrancarse cabello, entre otras.

En muchos casos, las autolesiones son una forma de manejar emociones intensas o dolorosas que el adolescente no sabe cómo expresar o procesar de otra manera. Las autolesiones pueden servir como un medio para aliviar la ansiedad, la tristeza, la ira o la sensación de vacío que puedan estar sintiendo.

Por qué se lesionan los adolescentes

Existen diferentes factores que pueden contribuir al desarrollo de autolesiones en adolescentes. En muchos casos, las autolesiones están relacionadas con problemas emocionales o de salud mental, como la depresión, la ansiedad adolescente, el trastorno bipolar, el trastorno de estrés postraumático, entre otros.

Los adolescentes que han experimentado abuso, negligencia o traumas también tienen un mayor riesgo de desarrollar comportamientos autodestructivos, ya que suponen heridas emocionales que deben sanarse. La presión social, el acoso y la falta de habilidades sociales y de comunicación efectivas también pueden contribuir al desarrollo de autolesiones.

Formas de autolesiones en adolescentes

Como mencionamos anteriormente, las autolesiones pueden manifestarse en diferentes formas. Algunas de las formas más comunes incluyen:

  • Cortarse la piel con objetos afilados
  • Quemarse la piel con cigarrillos o fósforos
  • Golpearse la cabeza o el cuerpo contra superficies duras
  • Arrancarse cabello, uñas o pestañas
  • Pincharse la piel con objetos punzantes
  • Morderse la piel o las uñas hasta sangrar

Es importante tener en cuenta que cada adolescente puede tener una forma específica de autolesionarse, por lo que es importante estar atento a cualquier señal que indique que el adolescente está lidiando con comportamientos autodestructivos.

Cómo trabajar las autolesiones en adolescentes

Trabajar las autolesiones en adolescentes requiere de un enfoque multidisciplinario y personalizado. En muchos casos, el tratamiento para las autolesiones puede incluir terapia psicológica, medicación y apoyo de la familia y amigos cercanos.

La terapia psicológica puede ser especialmente efectiva para abordar las causas subyacentes de las autolesiones y ayudar al adolescente a desarrollar habilidades para manejar emociones y situaciones difíciles. La terapia cognitivo-conductual, la terapia dialéctica conductual y la terapia de aceptación y compromiso son algunas de las terapias que se han mostrado efectivas para tratar las autolesiones en adolescentes.

La medicación también puede ser una opción para algunos adolescentes, especialmente aquellos que presentan trastornos de salud mental subyacentes que pueden estar contribuyendo a las autolesiones. Es importante trabajar con un profesional de la salud mental para determinar la mejor opción de tratamiento para cada caso individual.

Además, el apoyo de la familia y amigos cercanos puede ser fundamental para ayudar al adolescente a superar las autolesiones. Esto puede incluir ser un oyente compasivo, ofrecer apoyo emocional y práctico, y buscar recursos tanto a nivel educativo, como de ocio o psicológico.

¿Se pueden prevenir las autolesiones en jóvenes?

Sí, se pueden prevenir las autolesiones en jóvenes. La prevención implica identificar los factores de riesgo y proporcionar recursos y apoyo adecuados. Aquí hay algunos factores de riesgo a tener en cuenta:

  • Historial de abuso o trauma
  • Problemas de salud mental, como depresión, ansiedad o trastornos de personalidad
  • Estrés académico o social
  • Dificultades para mantener relaciones sanas, así como con familiares o amigos
  • Exposición a comportamientos autolesivos por parte de amigos o en las redes sociales

Si sospechas que un joven puede estar en riesgo de autolesión, es importante que tomes medidas para prevenir las autolesiones. Aquí hay algunos pasos que puedes seguir:

  1. Hablar con el joven: Si sospechas que un joven está lidiando con autolesiones, es importante hablar con él o ella de manera compasiva y sin prejuicios. Pregúntale cómo se siente y hazle saber que estás allí para apoyarlo.
  2. Proporcionar recursos: Es importante que el joven tenga acceso a recursos de apoyo, como un consejero escolar o un terapeuta. También puedes sugerir recursos en línea, como líneas de ayuda o foros de apoyo.
  3. Establecer límites saludables: Si el joven está expuesto a comportamientos autolesivos en las redes sociales o en su grupo de amigos, es importante establecer límites saludables. Esto puede significar limitar el tiempo que pasa en línea o alejarse de amigos que están teniendo un impacto negativo en él o ella.
  4. Ayudar a desarrollar habilidades de afrontamiento: Ayuda al joven a desarrollar habilidades de afrontamiento saludables, como la meditación o el ejercicio. Estas habilidades pueden ayudarle a manejar el estrés y las emociones difíciles sin recurrir a la autolesión.
  5. Buscar ayuda profesional: Si el joven está lidiando con problemas de salud mental, es importante buscar ayuda profesional. Un terapeuta puede ayudar al joven a identificar las causas subyacentes de las autolesiones y desarrollar estrategias para manejarlas. En definitiva, se trata de conectar con su niño interior, conocerlo, y a partir de ahí, iniciar el camino hacia la recuperación emocional.

Cómo puedo ayudar como padre y/o familiar

La autolesión en adolescentes puede ser un comportamiento difícil de entender para los padres y familiares. Es importante tener en cuenta que los adolescentes que se autolesionan no están buscando atención o tratando de manipular a los demás. En cambio, están tratando de lidiar con emociones intensas y dolorosas que no saben cómo manejar. Es importante abordar la situación con empatía y comprensión.

  1. Comuníquese abiertamente

Lo primero que debe hacer es hablar con su hijo adolescente sobre lo que está sucediendo. Es importante mantener una comunicación abierta y honesta, pero sin presionar al adolescente a compartir más de lo que está cómodo. Escuche sin juzgar y haga preguntas abiertas para ayudar a su hijo a expresar sus sentimientos.

2. Busque ayuda profesional

Es importante buscar ayuda profesional de un psicólogo o psiquiatra que tenga experiencia en el tratamiento de adolescentes que se autolesionan. El profesional puede trabajar con el adolescente para identificar las causas subyacentes de su comportamiento y desarrollar estrategias efectivas para hacer frente a las emociones dolorosas.

3. Cree un ambiente seguro en el hogar

Es importante que el hogar sea un lugar seguro y libre de juicio para el adolescente. Asegúrese de que su hijo sepa que puede hablar con usted sobre cualquier cosa y que lo apoyará sin importar qué. Cree un espacio seguro y privado para que su hijo pueda desahogarse y procesar sus emociones de manera saludable. Mención especial requieren las nuevas tecnologías, que exponen a los menores a situaciones como el ciberacoso, desencadenante de múltiples trastornos emocionales.

4. Fomente la actividad física y la nutrición adecuada

La actividad física regular y la nutrición adecuada pueden ayudar a mejorar la salud física y mental de los adolescentes. Anime a su hijo a participar en actividades físicas y deportes que disfrute y fomente hábitos alimenticios saludables en casa.

5. Evite las críticas y el castigo

Es importante evitar las críticas y el castigo por el comportamiento de autolesión. En su lugar, brinde apoyo y comprensión. La autolesión es un comportamiento que se utiliza para lidiar con el dolor emocional, y el castigo solo empeorará las cosas.

Bibliografía

  1. Rodríguez-Jiménez, T., García-Nieto, R., Luna, A., de Dios Luna-del-Castillo, J., Rodríguez-Moreno, S., Llorca, J., & Rubio, G. (2019). Autolesiones no suicidas en adolescentes: revisión sistemática y metaanálisis. Revista de Psiquiatría y Salud Mental, 12(2), 87-100.
  2. Plana, N. S., Carbonell, X., & Santamaría, P. (2017). Autolesiones en la adolescencia: una revisión sistemática de los factores de riesgo. Revista de Psicopatología y Psicología Clínica, 22(3), 167-177.
  3. Gálvez-Lara, M., Rodríguez-Cano, T., Martín-Albo, J., & de la Vega, R. (2018). Perfiles de autolesión en adolescentes: un análisis desde la perspectiva de género. Anales de Psicología, 34(1), 142-150.
  4. Saavedra, J. E., Morales, A., & Castro, J. (2018). Factores de riesgo asociados a las autolesiones no suicidas en adolescentes: una revisión sistemática. Revista Colombiana de Psiquiatría, 47(4), 245-252.

[ratings]

Picture of Ángel Rull

Ángel Rull

Ángel es Licenciado en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid y tiene un Máster en Investigación Psicológica Aplicada a las Ciencias de la Salud. Es especialista en manejo emocional, Psicología Positiva y Psicología de la Obesidad. Escribe para medios nacionales como El Periódico sobre Psicología para concienciar sobre la salud mental.

Mas Sobre psicología y terapias

3 comentarios en «Autolesiones en jóvenes: signos, causas y tratamiento»

  1. Yo no paro de meterme el dedo con fuerza en la cuenca superior del ojo y cada vez noto mi ojo más salido para afuera y se mueve mucho y estoy muy asustada yo no quiero hacerlo tengo miedo de hacerme más daño no puedo mas

    1. Hola Nopueedomas.
      Gracias por leer el blog y participar en él.
      Entiendo que esta conducta no la haces con el objetivo de hacerte daño.
      ¿Es algo que haces de manera voluntaria? ¿Qué pasaría si no lo hicieras?
      ¿En qué ocasiones lo haces? ¿Este comportamiento aumenta en momentos de estrés?
      ¿Cómo comenzó?
      Un abrazo.

      Vega Marcos. Psicóloga de Somos Psicología y Formación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Necesitas ayuda psicologica?

×