Saltar al contenido

Evaluación psicológica: ¿En qué consiste y para qué sirve?

la-evaluacion-psicologica

La evaluación psicológica es uno de los recursos más usados dentro de la propia Psicología. Se usa con diferentes fines, pero todos ellos tienen la base de que van a medir con diferentes herramientas algún aspecto de una persona o de un grupo. Puede hacer referencia a capacidades, habilidades, inteligencia o estado emocional. Se suele asociar al diagnóstico de trastornos mentales, pero esta sería solo una de sus áreas de trabajo. La evaluación psicológica va más allá de saber si una persona tiene una enfermedad.

¿Qué es una valoración psicológica?

La evaluación psicológica se encuentra dentro del área de la Psicología, contando con toda la base científica de esta disciplina. Mediante el uso de diferentes herramientas, como un test de evaluación, se explora y se analiza el comportamiento de una persona (o de varias). Dicho comportamiento podría incluir aspectos emocionales, cognitivos o de vinculación. Siempre dependerá del motivo de la evaluación psicológica y de aquello que se quiera observar; se tendrían en cuenta unos u otros factores psicológicos de la persona.

La exploración que se realiza tiene en cuenta el comportamiento o los aspectos emocionales para después hacer un análisis. El análisis nunca es subjetivo, está estandarizado con estudios científicos previos de diferentes investigaciones que lo respaldan. A través del análisis se interpretarían los datos y se obtendría un informe sobre lo que queríamos estudiar.

El origen de la evaluación psicológica

Cuando hablamos de la evaluación psicológica, podemos ver cómo se ha ido consolidando a lo largo de las décadas sin que su objetivo haya variado: queremos analizar el comportamiento, las emociones y la cognición de una persona o de un grupo.

El origen de la evaluación psicológica se remonta al reclutamiento de soldados que se produjo en Estados Unidos durante la primera y la segunda Guerra Mundial. Es en este momento cuando se empieza a realizar a gran escala y cobra a nivel científico una gran importancia. Sin embargo, existen test de evaluación con base científica ya durante las décadas de 1800. Pero es a partir de 1945 cuando se acuña el concepto de evaluación psicológica, se establecen normas psicométricas y va evolucionando hasta consolidarse en lo que hoy es.

¿Qué finalidad tiene?

La finalidad de la evaluación psicológica es conocer de forma objetiva, sin ningún tipo de distorsión, diferentes aspectos psicológicos de la persona. Se busca alcanzar un conocimiento específico y concreto sobre un área de la persona.

Una evaluación psicológica se realizará siempre que sea pertinente, es decir, no se recogen datos que no vayan a tener una utilidad o una finalidad. Por ejemplo, dentro del contexto de la terapia, querremos medir algún elemento con el que se deba trabajar, como puede ser la autoestima. Por lo tanto, no recogeremos información innecesaria ni con el afán de obtener información por el placer de obtenerla.

¿Hay siempre objetividad?

Al hablar de una evaluación psicológica tenemos que tener en cuenta que siempre es objetiva. Tanto los elementos que se utilizan, como el test de evaluación, han sido validados a nivel poblacional y funcionan de forma objetiva. Además, a la hora de interpretar y analizar los datos, aunque esto lo hace una persona, esta figura es la del psicólogo o la psicóloga. Y cualquier psicólogo o psicóloga se basan siempre en la objetividad a la hora de realizar su trabajo.

De hecho, la evaluación psicológica se utiliza en casos donde se podría medir de otra forma los aspectos a analizar, pero donde queremos el máximo de objetividad. Por ejemplo, si queremos un informe pericial de cara a un juicio.

¿Cuáles son sus principales características?

La evaluación psicológica, independientemente del tipo que sea, tiene una serie de elementos característicos comunes. Entre ello, podemos encontrar:

  • Es un proceso científico. Tanto las herramientas que se utilizan, como el formato o la forma de evaluar sigue el método científico. Hay una serie de datos recogidos que se contrastan con la media poblacional, hay unas hipótesis que se contrastan y hay un apoyo en las décadas previas de investigación sobre aquello que estamos midiendo.
  • Recogida de datos diversa. Para que pueda ser lo más válida y fiable posible, los datos obtenidos se recogen de diferentes formas. Se usan test de evaluación y se hace una valoración por parte de la figura del psicólogo o la psicóloga. De hecho, los resultados de un test de evaluación que no hayan sido también contrastados por el psicólogo o la psicóloga no tienen validez.
  • Proceso activo. Se realiza a través de la interacción con el evaluador o la evaluadora y con las acciones realizadas que son medibles, como responder a las preguntas. Todo lo usado requiere la acción por parte de la persona evaluada.

Tipos de evaluación psicológica

Dentro de la evaluación psicológica podemos observar que existen diferentes tipos, cada una con una finalidad y una forma de medir. En algunos casos, si el caso lo requiere, la evaluación se hace usando dos o más de los tipos de evaluación psicológica que existen.

¿Cuáles son los tipos de evaluación psicológica que existen?

  • Evaluación clínica: este tipo de evaluación psicológica mide la presencia o ausencia de cualquier aspecto que tenga que ver con la salud mental o la enfermedad. Puede incluir una evaluación sobre un trastorno de personalidad o un déficit en la autoestima.
  • Evaluación forense: se realiza dentro del ámbito judicial con el fin de llevar a cabo un proceso jurídico. Su finalidad es aportar pruebas o refutarlas de cara al juicio.
  • Evaluación laboral: se usa para medir si la persona o el grupo cuentan con los elementos necesarios y deseados en un proceso de selección. Pero también puede usarse para contemplar cambios de departamento, ascensos o medir cómo es el ambiente laboral.
  • Evaluación académica: este tipo de evaluación psicológica mide tanto aspectos emocionales como cognitivos o comportamentales, siempre en el ámbito académico. No mediría la presencia de enfermedades que dificulten el estudio, como un TDAH, ya que lo haría la evaluación clínica. La evaluación académica también nos ayuda a encontrar futuros profesionales o aspectos académico donde una persona destaca o tiene dificultades.
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *