Saltar al contenido
distintas emociones

¿Qué son las emociones? Todo lo que necesitas saber

Comprártelo en Redes
Terapia psicológica
Mejora tu bienestar emocional con un psicólogo. Agenda una sesión hoy mismo y da el primer paso hacia una vida más plena.

Clínica Psicológica en  Barrio de Salamanca

Clínica Psicológica en Moratalaz

Clínica Psicológica en San Blas

Clínica Psicológica en Hortaleza

Clínica Psicológica en Vallecas

Psicología Online

Una pregunta muy frecuente que nos hacen a los psicólogos es “¿Qué son las emociones? ¿Cómo funcionan y para qué sirven?”. Ante esta pregunta, aparentemente sencilla, es necesario aclarar una serie de conceptos que, aunque todos creemos saber, posiblemente no sean suficientemente conocidos.

En primar lugar, habría que aclarar que las emociones son respuestas psicológicas y fisiológicas que experimentamos todas las personas en diferentes situaciones y eventos de nuestra vida. Son reacciones automáticas y subjetivas que nos ayudan a interpretar y dar sentido a lo que ocurre a nuestro alrededor, así como a nosotros mismos.

¿Cómo sentimos las emociones?

Manifestaciones internas

Las emociones están compuestas por varios elementos interrelacionados. En primer lugar, existe una dimensión subjetiva, es decir, una experiencia interna que nos permite sentir y ser conscientes de nuestras emociones. Por ejemplo, podemos experimentar alegría, tristeza, miedo, ira o sorpresa de manera única y personal.

Manifestaciones externas

Además de la dimensión subjetiva, las emociones también se expresan a través de señales y manifestaciones externas. Estas expresiones pueden ser tanto verbales como no verbales, incluyendo cambios en la expresión facial, el tono de voz, el lenguaje corporal y las respuestas fisiológicas. Por ejemplo, cuando estamos felices, es común que sonriamos y nuestro cuerpo se relaje, mientras que en situaciones de miedo podemos experimentar un aumento del ritmo cardíaco y una sensación de tensión.

Cómo influyen las emociones en nuestra vida

Las emociones también están estrechamente vinculadas a nuestra cognición y pensamiento. Influencian nuestros procesos mentales, nuestra memoria y nuestra toma de decisiones. Por ejemplo, cuando nos sentimos felices, tendemos a recordar eventos positivos y a tomar decisiones más optimistas, mientras que cuando estamos enojados, nuestras percepciones pueden verse distorsionadas y nuestras decisiones pueden estar influenciadas por la impulsividad.

Las emociones cumplen funciones importantes en nuestras vidas. Nos ayudan a adaptarnos al entorno, a responder a las necesidades y desafíos, y a establecer y mantener relaciones sociales. Por ejemplo, el miedo nos permite estar alerta ante situaciones potencialmente peligrosas y tomar medidas para protegernos, mientras que la alegría nos impulsa a buscar experiencias gratificantes y fortalecer nuestras conexiones con los demás.

Es importante tener en cuenta que todas las emociones son válidas y tienen un propósito en nuestras vidas. No existen emociones «buenas» o «malas», sino que cada una cumple una función específica. Reconocer y aceptar nuestras emociones, así como aprender a gestionarlas de manera saludable, nos permite tener un mayor bienestar emocional y relacionarnos de manera más efectiva con nosotros mismos y con los demás.

¿Cuáles son las principales emociones?

Alegría

La alegría una de las emociones más positivas y placenteras que experimentamos como seres humanos, nos llena de felicidad y entusiasmo. Tiene una función adaptativa importante al impulsarnos a buscar experiencias gratificantes y fortalecer nuestras relaciones sociales. Cuando nos sentimos alegres, nos sentimos llenos de energía y optimismo.

La alegría nos motiva a participar en actividades que nos brindan satisfacción y bienestar. Además, nos ayuda a establecer conexiones emocionales con los demás, fortaleciendo nuestras relaciones interpersonales. Compartir momentos de alegría nos hace más atractivos y agradables de estar cerca, mejorando nuestra interacción social.

La alegría actúa como un antídoto natural contra el estrés y la ansiedad. Al experimentar alegría, nuestro cuerpo produce endorfinas, generando sensaciones de bienestar y reduciendo el estrés. Esto nos ayuda a enfrentar los desafíos de la vida y mantener un equilibrio emocional.

Cultivar la alegría nos permite desarrollar una mentalidad positiva y optimista. Al hacerlo, mejoramos nuestra resiliencia emocional frente a las adversidades y enfrentamos los obstáculos con una actitud más constructiva.

Tristeza

La tristeza está caracterizada por sentimientos de melancolía, pesar y desánimo. Se experimenta como una sensación de malestar emocional y una disminución del ánimo. La tristeza puede ser desencadenada por eventos negativos, pérdidas, decepciones o situaciones de dificultad.

La tristeza tiene una función adaptativa importante en nuestras vidas. Actúa como una señal de que algo no está bien, y nos invita a reflexionar y procesar emocionalmente lo que está sucediendo. Nos permite reconocer y aceptar situaciones dolorosas, facilitando el proceso de duelo y adaptación a las pérdidas. La tristeza también nos brinda la oportunidad de buscar apoyo social y consuelo. Cuando nos sentimos tristes, tendemos a buscar la compañía y el apoyo de nuestros seres queridos. Esto fortalece nuestras conexiones sociales y nos ayuda a lidiar con la adversidad de manera más efectiva.

Además, la tristeza nos permite reflexionar sobre nosotros mismos y nuestras necesidades emocionales. Puede impulsarnos a realizar cambios en nuestra vida, buscar ayuda profesional o tomar medidas para cuidar nuestro bienestar emocional. Es importante reconocer que la tristeza es una emoción natural y saludable. Permitirnos sentir y procesar la tristeza de manera adecuada nos ayuda a sanar, crecer y adaptarnos a los desafíos de la vida.

Miedo

El miedo es una emoción básica y universal que experimentamos como respuesta a una amenaza o peligro percibido. Se caracteriza por una sensación de angustia, nerviosismo y la activación del sistema de respuesta al estrés. El miedo nos prepara para enfrentar o evitar situaciones potencialmente dañinas.

La función adaptativa del miedo es primordial para nuestra supervivencia. Nos alerta sobre posibles peligros y nos impulsa a tomar medidas para protegernos. Cuando sentimos miedo, nuestro cuerpo se prepara para la acción, liberando hormonas del estrés como la adrenalina, que aumenta nuestra atención y nos brinda un impulso de energía para responder de manera rápida y eficiente.

El miedo también nos ayuda a aprender y evitar situaciones que podrían ser perjudiciales. A través de la asociación de experiencias pasadas con el miedo, desarrollamos respuestas condicionadas que nos previenen de futuros peligros. Esta función adaptativa nos permite evitar amenazas y minimizar los riesgos para nuestra seguridad y bienestar.

Sin embargo, el miedo también puede ser desadaptativo cuando es excesivo o irracional, llevándonos a evitar situaciones normales o interferir con nuestras actividades diarias. En casos extremos, puede dar lugar a trastornos de ansiedad como la fobia o el trastorno de pánico. En estas situaciones, es recomendable buscar ayuda profesional para aprender a manejar el miedo de manera más saludable.

Ira

La ira es una emoción intensa y poderosa que se caracteriza por sentimientos de enfado, frustración e irritación. Se experimenta como una respuesta ante situaciones percibidas como injustas, amenazantes o que van en contra de nuestros deseos o necesidades. La ira puede manifestarse a través de pensamientos negativos, tensión muscular y un impulso de expresar o actuar de forma agresiva.

La utilidad de la ira es alta, ya que tiene una función adaptativa importante en nuestras vidas. Actúa como una señal de que algo no está bien y nos impulsa a tomar medidas para proteger nuestros derechos y establecer límites. La ira nos permite defendernos y afirmar nuestra autonomía, permitiéndonos expresar nuestra insatisfacción y establecer cambios necesarios en nuestras relaciones o situaciones.

Además, la ira puede ser una fuente de motivación para resolver conflictos y superar obstáculos. Nos impulsa a tomar acción y buscar soluciones constructivas. La energía y determinación asociadas con la ira pueden canalizarse de manera productiva para abordar situaciones problemáticas y buscar cambios positivos.

Por otro lado, hay que recalcar que el manejo saludable de la ira es fundamental. La expresión incontrolada o agresiva de la ira puede tener consecuencias negativas para nosotros y para los demás. Es importante aprender a manejarla de manera constructiva, mediante técnicas de comunicación asertiva, respiración consciente y búsqueda de soluciones pacíficas.

Sorpresa

Experimentamos la sorpresa cuando nos encontramos con algo inesperado o fuera de lo común. Se caracteriza por una reacción momentánea de asombro, acompañada de una suspensión momentánea de nuestras respuestas habituales. La sorpresa puede manifestarse mediante expresiones faciales de sorpresa, como abrir los ojos y la boca, y puede ir seguida de otras emociones como la alegría o el miedo.

La función adaptativa de la sorpresa radica en su capacidad para captar nuestra atención y prepararnos para reevaluar rápidamente una situación. La sorpresa nos facilita estar alerta ante lo novedoso y a adaptarnos a cambios repentinos en nuestro entorno. Nos permite procesar nueva información, explorar diferentes enfoques y tomar decisiones acertadas en situaciones inesperadas. Por otro lado, la sorpresa puede tener un impacto positivo en nuestras relaciones interpersonales. Al sorprendernos gratamente, experimentamos una sensación de deleite y conexión emocional con los demás. La sorpresa también puede fomentar la creatividad y la curiosidad, estimulando nuestra exploración del mundo y nuestra capacidad de aprendizaje.

A pesar de todo lo mencionado anteriormente, a sorpresa también puede ser desagradable o perturbadora en ciertos contextos. Una sorpresa negativa puede generar incomodidad, ansiedad o confusión. En tales casos, es esencial aprender a gestionar y regular nuestras emociones para minimizar el impacto negativo y buscar formas constructivas de hacer frente a la sorpresa.

Asco

El asco es una emoción desagradable y aversiva que experimentamos cuando nos encontramos con algo repugnante o que percibimos como contaminado. Se caracteriza por una sensación física de malestar en el estómago, acompañada de una respuesta de rechazo y evitación. El asco puede manifestarse a través de expresiones faciales de repulsión y puede estar asociado con sensaciones de náuseas o vómito.

La utilidad del asco radica en su capacidad para protegernos de sustancias o situaciones potencialmente peligrosas para nuestra salud. Nos ayuda a evitar alimentos en mal estado, toxinas, patógenos o comportamientos arriesgados. El asco actúa como una señal de alarma que nos impulsa a alejarnos y evitar el contacto con estímulos considerados repugnantes.

Por otro lado, el asco también puede tener una función social. Nos ayuda a establecer límites y normas culturales alrededor de la higiene y la conducta aceptable. El asco nos motiva a evitar comportamientos que puedan generar rechazo o estigmatización por parte de los demás, lo que contribuye a la cohesión social y la transmisión de valores y normas comunes. En cualquier caso, el asco puede ser subjetivo y varía entre individuos y culturas. Lo que una persona encuentra repugnante puede no serlo para otra. Además, en algunas ocasiones, el asco puede ser desadaptativo si se presenta de manera excesiva o irracional, interfiriendo con la vida diaria y generando fobias o trastornos de ansiedad.

Amor

Cuando hablamos de amor nos referimos a una emoción compleja y profunda que se caracteriza por una conexión afectiva intensa hacia otra persona. Consiste en experimentar sentimientos de afecto, cariño, comprensión y compromiso hacia alguien en particular. El amor puede manifestarse de diversas formas, como el amor romántico, el amor filial, el amor fraternal y el amor platónico. No hay que confundir esta emoción con los mitos del amor romántico.

Su finalidad radica en su capacidad para promover la unión, la protección y la supervivencia de los individuos y las relaciones. El amor nos impulsa a establecer vínculos emocionales significativos, fomentando la formación y el mantenimiento de relaciones sociales y afectivas. A través del amor, nos sentimos conectados y seguros, lo que contribuye a nuestro bienestar emocional y social.

El amor también desempeña un papel crucial en la reproducción y la crianza de la descendencia. La atracción romántica y sexual entre parejas permite la reproducción de la especie y la formación de familias. Además, el amor filial y el amor paternal nos motivan a cuidar y proteger a nuestros hijos, garantizando así su supervivencia y desarrollo. También puede tener efectos positivos en nuestra salud física y emocional. Está asociado con la liberación de hormonas y neurotransmisores que generan sensaciones de bienestar, felicidad y tranquilidad. El amor fortalece nuestro sistema inmunológico, reduce el estrés y mejora nuestra calidad de vida.

A pesar de todo esto, es importante reconocer que el amor también puede ser complicado y conlleva desafíos emocionales. Puede haber momentos de conflicto, desilusión y sufrimiento en las relaciones amorosas. Es fundamental desarrollar habilidades de comunicación, empatía y resiliencia para gestionar los altibajos y mantener relaciones amorosas saludables.

Orgullo

Esta emoción es compleja, y se experimenta cuando nos sentimos satisfechos y valoramos positivamente nuestros logros, habilidades o atributos personales. Consiste en una sensación de satisfacción interna y una actitud positiva hacia nosotros mismos. El orgullo se deriva de la percepción de que hemos alcanzado metas importantes, superado desafíos o destacado en alguna área de nuestra vida. Su función está en su capacidad para promover la autoestima, la motivación y el desarrollo personal.

Cuando experimentamos orgullo, nos sentimos valorados y reconocidos por nuestros esfuerzos y logros. Esto aumenta nuestra confianza en nuestras habilidades y nos impulsa a seguir trabajando para alcanzar nuevas metas. El orgullo nos motiva a superar obstáculos y nos brinda un sentido de competencia y autoafirmación. Además, el orgullo puede tener un impacto positivo en nuestras relaciones sociales. Al sentirnos orgullosos de nuestras propias habilidades y logros, podemos transmitir una imagen positiva de nosotros mismos a los demás. Esto puede generar admiración y respeto, fortaleciendo nuestras relaciones interpersonales.

El orgullo también puede tener aspectos negativos si se convierte en arrogancia o egocentrismo. Es esencial mantener un equilibrio saludable y reconocer que el orgullo debe estar basado en logros legítimos y no en comparaciones dañinas con los demás.

Envidia

Por último, describiríamos la envidia como una emoción compleja y desagradable que se experimenta cuando se percibe que otra persona posee algo que deseamos y no tenemos. Consiste en una mezcla de sentimientos negativos como resentimiento, frustración y deseo de poseer lo que el otro tiene. La envidia puede surgir en diversos ámbitos de la vida, como los logros profesionales, las relaciones personales o las posesiones materiales.

Su utilidad es ambivalente. Por un lado, puede actuar como una señal de insatisfacción y deseo de mejorar nuestra situación. Al sentir envidia, podemos reconocer nuestras necesidades y deseos subyacentes, lo que puede motivarnos a trabajar más duro y esforzarnos por alcanzar lo que deseamos. En este sentido, la envidia puede impulsarnos a buscar mejoras en nuestra vida y a alcanzar nuestros objetivos. No obstante, la envidia también puede tener efectos negativos. Puede generar sentimientos de amargura, resentimiento y malestar emocional. Además, la envidia puede generar rivalidad y comparaciones dañinas con los demás, afectando nuestras relaciones interpersonales y generando conflicto. Si no se maneja adecuadamente, la envidia puede consumir nuestra energía y generar un ciclo negativo de pensamientos y emociones.

En el caso de la envidia, es especialmente importante reconocer y gestionar esta emoción de manera saludable. Esto implica aceptar nuestras propias circunstancias y enfocarnos en nuestro propio crecimiento y satisfacción personal en lugar de compararnos constantemente con los demás. Además, cultivar la gratitud y el aprecio por lo que tenemos puede contrarrestar los sentimientos de envidia y fomentar una actitud más positiva y constructiva.

Reconocimiento y regulación emocional

Una vez que conocemos qué son las emociones, cómo funcionan y cuales existen, el siguiente paso consiste en tomar consciencia de las mismas para así gestionarlas adecuadamente. El reconocimiento de las emociones propias es el proceso de ser conscientes y comprender las emociones que experimentamos en un momento dado. Consiste en tener la capacidad de identificar y etiquetar nuestras emociones, así como comprender la causa subyacente de las mismas. Este reconocimiento es fundamental para una salud emocional adecuada y para la gestión efectiva de nuestras emociones.

Gestionar nuestras emociones implica manejarlas de manera constructiva y saludable, en lugar de ser dominados por ellas. Algunas de las principales estrategias que pueden ayudarnos a gestionar nuestras emociones de manera efectiva son las siguientes:

  1. Autoconciencia: La clave para gestionar las emociones comienza por ser conscientes de lo que sentimos en un momento dado. Tomarse el tiempo para reflexionar sobre nuestras emociones y reconocerlas nos brinda la base necesaria para abordarlas de manera adecuada.
  2. Validación emocional: Acepta y valida tus emociones, reconociendo que todas las emociones son válidas y forman parte de nuestra experiencia humana. Evita juzgarte a ti mismo por sentir ciertas emociones y en su lugar, permítete sentirlas y explorar su origen.
  3. Autocuidado: Practica actividades que te ayuden a regular tus emociones, como el ejercicio físico, la meditación, la escritura o hablar con alguien de confianza. Encuentra lo que funciona mejor para ti y dedica tiempo regularmente a estas actividades.
  4. Técnicas de relajación: Aprende técnicas de relajación como la respiración profunda, la relajación muscular progresiva o la visualización guiada. Estas técnicas pueden ayudarte a calmarte y reducir el impacto de las emociones intensas.
  5. Comunicación asertiva: Expresa tus emociones de manera respetuosa y clara, comunicando tus sentimientos y necesidades de manera efectiva. Aprende a establecer límites saludables y a comunicarte de manera asertiva con los demás.
  6. Búsqueda de apoyo: Busca el apoyo de personas de confianza, como amigos, familiares o profesionales de la salud mental. Compartir tus emociones con otros puede brindarte perspectiva, comprensión y apoyo. En caso de duda, es importante consultar a un especialista cómo te puede ayudar la terapia psicológica.

Como conclusión, el reconocimiento de las emociones propias es esencial para una gestión emocional efectiva. Al ser conscientes de nuestras emociones y aplicar estrategias saludables, podemos gestionar nuestras emociones de manera constructiva y promover nuestro bienestar emocional. Practicar la autoconciencia, validar nuestras emociones, cuidarnos a nosotros mismos, utilizar técnicas de relajación, comunicarnos asertivamente y buscar apoyo son aspectos clave en el proceso de gestionar nuestras emociones de manera saludable.

Bibliografía

  1. Levenson, R. W. (2014). «Especificidad autonómica y emoción». Emotion Review, 6(4), 311-319. doi: 10.1177/1754073914525827
  2. Izard, C. E. (2007). «Emociones básicas, tipos naturales, esquemas emocionales y un nuevo paradigma». Perspectives on Psychological Science, 2(3), 260-280. doi: 10.1111/j.1745-6916.2007.00044.x
  3. Frijda, N. H. (2007). «Las leyes de la emoción». Mahwah, NJ: Lawrence Erlbaum Associates.
  4. Keltner, D., & Gross, J. J. (1999). «Explicaciones funcionales de las emociones». Cognition & Emotion, 13(5), 467-480. doi: 10.1080/026999399379139
  5. Ekman, P. (1992). «Un argumento a favor de las emociones básicas». Cognition & Emotion, 6(3-4), 169-200. doi: 10.1080/02699939208411068
  6. Campos, J. J., Mumme, D. L., Kermoian, R., & Campos, R. G. (1994). «Una perspectiva funcionalista sobre la naturaleza de la emoción». Monographs of the Society for Research in Child Development, 59(2-3), 284-303. doi: 10.2307/1166137
  7. Panksepp, J. (1998). «Neurociencia afectiva: Los fundamentos de las emociones humanas y animales». Oxford University Press.
  8. Darwin, C. (1872). «La expresión de las emociones en el hombre y los animales». John Murray.

[ratings]

Picture of Beatriz González

Beatriz González

Fundadora y directora de Somos Psicología y Formación. Licenciada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid Máster en Neuropsicología por la Clínica San Vicente Terapeuta EMDR Nivel II

Mas Sobre psicología y terapias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Necesitas ayuda psicologica?

×