Saltar al contenido
como-sanar-nino-interior

¿Cómo sanar el niño interior como parte del desarrollo personal?

Comprártelo en Redes

Terapia psicológica

Enfrenta tus problemas emocionales con terapia psicológica. Agenda hoy una sesión y da el primer paso hacia una vida más plena.

Clínica Psicológica en  Barrio de Salamanca

Clínica Psicológica en Moratalaz

Clínica Psicológica en San Blas

Clínica Psicológica en Hortaleza

Clínica Psicológica en Vallecas

El niño interior es la parte vulnerable y sensible de nuestra psique que se formó durante los primeros años de nuestra vida. Es la parte de nosotros que experimentó el mundo de manera pura y sin prejuicios antes de que nos enseñaran cómo debíamos comportarnos y sentir. A menudo, el niño interior se queda atrapado en experiencias negativas y emociones de la infancia y puede afectar nuestra vida adulta, lo que nos lleva a patrones de comportamiento no saludables y emociones negativas. Sanar al niño interior es un proceso vital para mejorar nuestra salud mental y emocional.

Significado del niño interior

El niño interior se refiere a la parte de nosotros que se formó durante los primeros años de nuestra vida. Es la parte de nosotros que todavía llevamos dentro, aunque hayamos crecido y madurado. Esta parte de nosotros está formada por nuestras experiencias, nuestras emociones y nuestra personalidad en su etapa más temprana.

Nuestro niño interior puede ser tanto una fuente de alegría y creatividad como de dolor y sufrimiento. Si tuvimos una infancia feliz, nuestro niño interior probablemente sea una fuente de alegría y creatividad. Si, por el contrario, nuestra infancia fue difícil o traumática, nuestro niño interior puede estar cargado de dolor y sufrimiento.

El niño interior es una parte importante de nuestra identidad. Es la base de nuestra personalidad y sus posibles trastornos y nuestras emociones. Por lo tanto, es importante que nos tomemos el tiempo para explorar y comprender esta parte de nosotros mismos.

¿Por qué sanar el niño interior?

La mayoría de las personas experimentan algún tipo de dolor o herida emocional en algún momento de su vida. Este dolor puede ser causado por una variedad de factores, como la pérdida de un ser querido, un trauma emocional o físico, una ruptura, un fracaso, entre otros. Estos eventos pueden afectar nuestra capacidad para manejar nuestras emociones, relaciones y nuestras vidas en general.

Para comprender la importancia de sanar el niño interior, es necesario entender que nuestro niño interior representa nuestra inocencia, vulnerabilidad, creatividad y espontaneidad. También representa nuestras emociones primarias y nuestras necesidades emocionales básicas, como el amor, la seguridad, la aceptación y el cuidado.

Cuando somos niños, dependemos de nuestros cuidadores para satisfacer estas necesidades emocionales. Si nuestros cuidadores no son capaces de proporcionar un ambiente seguro y amoroso, pueden surgir heridas emocionales y alteraciones en nuestra autoestima que pueden afectar nuestra capacidad para formar relaciones saludables y manejar nuestras emociones en el futuro.

Es posible que hayamos aprendido a negar, minimizar o reprimir estas heridas emocionales, lo que puede llevar a patrones de comportamiento y pensamiento poco saludables en nuestra vida adulta. Al sanar nuestro niño interior, podemos liberarnos de estos patrones y vivir una vida más plena y significativa.

Al sanar nuestro niño interior, también podemos aprender a establecer límites saludables, desarrollar una mayor autoestima, mejorar nuestras habilidades para comunicarnos y mejorar nuestras relaciones en general. En lugar de ser víctimas de nuestras heridas emocionales, podemos convertirnos en seres conscientes y empoderados que pueden controlar nuestras emociones y vivir nuestras vidas de manera auténtica y satisfactoria.

¿Cómo herimos al niño interior?

Las heridas emocionales pueden ocurrir en cualquier momento de la vida, pero a menudo ocurren durante la infancia. Las siguientes son algunas de las formas en que podemos herir a nuestro niño interior:

  • Abandono emocional: El abandono emocional ocurre cuando un niño siente que no recibe el amor, la atención y el cuidado adecuados de sus cuidadores. El niño puede sentirse solo, no amado y no valorado, lo que puede llevar a problemas de autoestima y dificultades para establecer relaciones saludables en la vida adulta.
  • Abuso emocional: El abuso emocional puede tomar muchas formas, como el insulto, la humillación, el menosprecio o la intimidación. Este tipo de abuso puede afectar la autoestima del niño y su capacidad para establecer relaciones saludables en el futuro.
  • Negación de las emociones: Los cuidadores pueden negar, minimizar o reprimir las emociones del niño, lo que puede llevar a problemas de autoestima y dificultades para manejar las emociones en la vida adulta.
  • Pérdida y trauma: La pérdida de un ser querido o un trauma emocional o físico pueden tener un efecto duradero en el niño, afectando su capacidad para formar relaciones saludables y manejar sus emociones en el futuro.
  • Expectativas poco realistas: Los cuidadores pueden establecer expectativas poco realistas para el niño, lo que puede llevar a problemas de autoestima y valoración personal.

¿Cómo sanar al niño interior?

Sanar al niño interior es un proceso de crecimiento personal que nos permite liberarnos de las heridas emocionales que hemos acumulado desde la infancia. Estas heridas pueden ser el resultado de traumas, abandonos, rechazos o cualquier otra experiencia dolorosa que hayamos vivido cuando éramos niños.

La mayoría de las veces, estas heridas se mantienen sin resolver y nos afectan a lo largo de nuestra vida adulta, impidiéndonos alcanzar nuestro máximo potencial, experimentar relaciones saludables y encontrar la felicidad que merecemos.

Es por eso que es importante prestar atención a nuestro niño interior y ayudarlo a sanar.

Dos ejercicios para sanar al niño interior

El primer paso para sanar al niño interior es reconocer que hay una herida que necesita ser sanada. Esto puede ser difícil, ya que a menudo tendemos a enterrar nuestras emociones y tratar de olvidar las experiencias dolorosas. Sin embargo, es importante aceptar que estas heridas existen y que necesitamos enfrentarlas para poder sanar.

Una vez que hayamos aceptado la existencia de la herida, es importante comenzar a trabajar en ella. Esto implica pasar tiempo conectándonos con nuestro niño interior y prestando atención a sus necesidades. Aquí hay algunos pasos prácticos que podemos tomar para ayudar a sanar al niño interior.

1. Conecta con tu niño interior

Una de las formas más efectivas de sanar al niño interior es conectando con él. Esto implica prestar atención a las emociones que experimentamos en nuestro día a día y tratar de entender de dónde vienen. Se trata de un ejercicio necesario de empatía con uno mismo.

Por ejemplo, si sientes ansiedad al enfrentar una situación específica, tómate un momento para preguntarte por qué. ¿Es porque estás preocupado por fracasar? ¿Te recuerda la situación a una experiencia traumática que tuviste cuando eras niño? Al preguntarte estas preguntas, puedes comenzar a identificar las heridas emocionales que necesitan ser sanadas.

2. Perdónate y perdona

El perdón es una parte crucial del proceso de sanar al niño interior. En primer lugar, es importante perdonarnos a nosotros mismos por cualquier error que hayamos cometido en el pasado. Muchas veces, las heridas emocionales que llevamos son el resultado de la culpa y la vergüenza que sentimos por nuestras acciones pasadas. Perdonarnos a nosotros mismos nos permite liberarnos de estas emociones negativas y avanzar hacia la sanación.

En segundo lugar, es importante perdonar a aquellos que nos han lastimado en el pasado. Esto puede ser difícil, especialmente si la persona que nos lastimó no se ha disculpado o no ha reconocido el daño que causaron. Sin embargo, el perdón no se trata de absolver a la otra persona de su culpa, sino de liberarnos de la ira y el resentimiento que llevamos.

Bibliografía

Capacchione, L. (1991). Recuperación de tu niño interior: El método muy aclamado para liberar tu yo interior. Simon & Schuster.

Paul, M., & Chopich, E. J. (1992). Sanando tu soledad: Encontrar amor y plenitud a través de tu niño interior. HarperOne.

Bradshaw, J. (1990). Regreso a casa: Recuperando y apoyando a tu niño interior. Bantam.

Taylor, C. L. (1991). El libro de trabajo del niño interior: Qué hacer con tu pasado cuando simplemente no desaparece. New Harbinger Publications.

Whitfield, C. L. (1991). El niño interior: La clave para la recuperación. Health Communications.

[ratings]

Picture of Ángel Rull

Ángel Rull

Ángel es Licenciado en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid y tiene un Máster en Investigación Psicológica Aplicada a las Ciencias de la Salud. Es especialista en manejo emocional, Psicología Positiva y Psicología de la Obesidad. Escribe para medios nacionales como El Periódico sobre Psicología para concienciar sobre la salud mental.

Mas Sobre Emociones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×