La Terapia de Realidad Virtual es una de las técnicas más innovadoras usada por los psicólogos. En la consulta nos permite tratar numerosos problemas de forma rápida, segura y eficaz. Problemas como el miedo a hablar en público, el trauma o la depresión se solucionan fácilmente gracias a la Realidad Virtual.

Psicoterapia virtual

Los psicólogos buscamos cada día la forma de poder tratar de forma rápida y efectiva un amplio número de problemas. Los tratamientos modernos nos permiten ayudar a la persona en un menor tiempo. Para ello usamos las nuevas tecnologías y las herramientas que nos ofrecen, como la Realidad Virtual. Este tipo de terapia permite al paciente interactuar con imágenes virtuales, dentro de la propia consulta, es decir, en un ambiente seguro y controlado. El terapeuta acompaña a la persona durante el proceso, guiando y ofreciendo las habilidades necesarias para poder superar el problema.
La Terapia de Realidad Virtual ofrece la exposición a las situaciones temidas o que deben ser tratadas. En el caso de tener miedo a las agujas y a la sangre, por ejemplo, se proyectaría la imagen de una sala de espera, una sala de enfermería o la propia extracción de la sangre. De forma realista, la persona ve en primera persona lo que ocurre y no es necesario recurrir a la imaginación, como se hacía en el pasado.

Estos son sus beneficios

Cuando una nueva técnica surge en Psicología, está avalada por numerosas investigaciones y etapas previas de estudio y demostración. La Terapia de Realidad Virtual cuenta con más de veinte años de investigación. Se ha demostrado su eficacia en tratamientos de ansiedad, fobias o depresión, entre otros. Se basa en los modelos previos que aún se usan y que se basan en la imaginación por parte del paciente de las escenas que le producen miedo o rechazo.
Este tipo de terapia cuenta con numerosos beneficios, no solo basados en los estudios realizados, sino que podemos ver cada día desde la práctica clínica:

  • Mayor accesibilidad, especialmente con problemas en los que es difícil practicar en situaciones reales.
  • Tratamientos personalizados, ya que existen miles de escenarios que se pueden programar y trabajar.
  • Control y seguridad. Se realiza dentro de la consulta, con la guía del psicólogo o de la psicóloga y se decide cada elemento del escenario.
  • Tratamientos con un menor precio.
  • Se reduce el rechazo que los tratamientos «en vivo» pueden producir.
  • Entrenamientos repetidos tantas veces como se necesite.
¿A quién va dirigido?

La Terapia de Realidad Virtual genera un entorno donde la persona se sumerge por completo, sin abandonar la seguridad de la consulta ni quedarse a solas. Se convierte de forma controlada en los protagonistas de la terapia que están recibiendo, aumentando su sensación de valía y confianza. Además, se ajusta y se personaliza a las necesidades que la persona tiene en ese mismo momento.
Como dichos tratamientos son personalizados, es posible recibirlo independientemente de cualquier tipo de condición, como la edad o el conocimiento de la tecnología. Es el terapeuta el que prepara el sistema y la persona solo debe colocarse las gafas y entrenar las habilidades que se le han enseñado. Un tipo de terapia sin límites y que puede ser aconsejado para la mayoría de las personas.

Trata estos problemas

Mediante el uso de unas gafas que proyectan la imagen y unos auriculares que crean el ambiente sonoro, la persona se introduce en la escena y la vive en primera persona, desde sus propios ojos. Así es posible orientarlo a muchos problemas de los que vemos cada día desde la consulta psicológica. Gracias a las orientaciones previas, las herramientas enseñadas y la ayuda de la psicóloga o el psicólogo, la persona ve cómo desde el primer día empieza a tomar responsabilidad sobre lo que le ocurre y empieza a mejorar en ello.
La Terapia de Realidad Virtual es útil en numerosos problemas entre los que podemos encontrar:

  • Entrenamiento en relajación, meditación y mindfulness.
  • Ansiedad generalizada, ansiedad social o ansiedad ante los exámenes.
  • Trastorno de Estrés postraumático.
  • Trastorno Obsesivo-Compulsivo.
  • Problemas de sueño, como el insomnio.
  • Miedo, como a volar, la sangre, las alturas, los animales, la oscuridad o hablar en público.
  • Claustrofobia y agorafobia.
  • Hipocondría.
  • Trastornos del estado de ánimo, como la depresión o la manía.
  • Entrenamiento emocional y en habilidades sociales.
Diferencias con modelos anteriores

La Terapia de Realidad Virtual muestra similitudes en algunos puntos respecto al enfoque que ha seguido la psicología en el tratamiento de muchos problemas hasta ahora. Sin embargo, cuenta con ventajas específicas y muy significativas que la convierten en el mejor tratamiento, como puede ser en el caso de las fobias.
Si por ejemplo una persona tiene miedo a las alturas, los primeros pasos del tratamiento incluyen trabajarlo dentro de la propia consulta. Pero, según avanzan los días, debe entrenarse también en ambiente real. Esto no siempre es posible, especialmente si no hay acceso a un edificio alto o se siente mucha inseguridad. La Realidad Virtual supera esta barrera y puede realizarse. Miedo a volar, entrenamiento en habilidades sociales o agorafobia son otros de los muchos ejemplos donde las diferencias son notables.

La importancia del psicólogo

Los avances tecnológicos no remplazan la figura del psicólogo, sino que otorgan una herramienta más que podemos usar para llegar a cada vez más personas de forma rápida, segura y eficaz. Cada vez son más los tratamientos que podemos usar y cada es menor el tiempo que necesitamos para ello.
El psicólogo se basa en la Terapia de Realidad Virtual para poder generar entornos llenos de detalles, controlados y medidos, donde sumergirse e interactuar, adaptados a cada persona y a cada problema. Es el mismo terapeuta el que escoge lo que la persona trabajará y dotará de las herramientas necesarias para ello.
Este tipo de terapia cada día tienen más peso dentro de la Psicología, con una eficacia ya demostrada y cada día validada en la práctica y en nuestro día a día. Un modelo, sencillo, fácil de usar y para cualquier persona.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…