Saltar al contenido

Los principales tipos de terapia familiar

Comprártelo en Redes
Terapia psicológica
Mejora tu bienestar emocional con un psicólogo. Agenda una sesión hoy mismo y da el primer paso hacia una vida más plena.

Clínica Psicológica en  Barrio de Salamanca

Clínica Psicológica en Moratalaz

Clínica Psicológica en San Blas

Clínica Psicológica en Hortaleza

Clínica Psicológica en Vallecas

Psicología Online

La terapia familiar es un tipo de intervención psicoterapéutica orientada a gestionar dinámicas o dificultades de comunicación dentro del núcleo familiar. Por tanto, la intervención no solo va destinada a nivel individual, si no a nivel cómo una persona forma parte de un sistema familiar como un todo.

En este tipo de terapia se evalúa el sistema familiar, así como los patrones de conducta que tienen los diferentes miembros de la familia, con la posterior intervención destinada a poder solucionar conflictos producidos a raíz de la interacción de los distintos integrantes.

Tipos de terapia familiar

Dentro de la terapia familiar existen distintas aproximaciones psicológicas y, dependiendo del caso en que se realice la intervención y de especialidad del profesional, se optará por unas u otras. Para realizar una buena intervención, el terapeuta debe conocer las diferentes técnicas utilizadas y discernir la más apropiada en cada momento. Algunos de los principales tipos de terapia familiar incluyen:

Terapia familiar sistémica

La terapia familiar sistémica es un enfoque terapéutico que se centra en las relaciones y los patrones de interacción dentro del sistema familiar. Se basa en que los problemas individuales de un miembro de la familia están influenciados y mantenidos por la dinámica familiar en conjunto.

En este sentido, se considera a la familia como un sistema interconectado, y también se tiene en cuenta la importancia del contexto social y cultural en la formación de los problemas familiares.

Terapia familiar estratégica

En esta técnica de terapia familiar, el objetivo es orientarse en tareas concretas, como en la resolución de conflictos, organizar tareas específicas y focalizarse en la consecución de metas.

Esta intervención ayuda a las personas a entender cuáles son las causas han motivado la problemática y su continuación en el tiempo. Se concentra en los problemas específicos y utiliza intervenciones directivas para promover el cambio en la familia.

Terapia familiar narrativa

Aquí, el trabajo se realiza de manera individual con cada componente de la familia. Conociendo sus experiencias, interpretando las vivencias y la forma en la cual se relaciona consigo mismo y con su entorno. Se centra en las historias y narrativas de cada uno de los miembros, para comprender su identidad y generar nuevas formas de relacionarse.

Terapia familiar estructural

Este tipo de terapia familiar se centra en las interacciones entre los familiares y, muy especialmente en las interacciones a nivel social. Se trata, en definitiva, de comprender las dinámicas, el funcionamiento y del desarrollo del núcleo familiar.

La terapia familiar estructural centra la intervención no en el paciente, si no en la modificación de la estructura familiar, y se interviene en la búsqueda de alternativas de relación y comunicación. Es decir, se enfoca cómo se organiza la familia y cómo se establecen los límites dentro de ella, así como en el poder y equilibrio de roles.

Terapia familiar transgeneracional

Se trabaja no solo con la familia actual, si no centrándose en familias del pasado. Existen familias donde se reproduce el mismo tipo de problemáticas de generación en generación, así que explora los patrones y traumas familiares pasados que están influyendo en las generaciones posteriores y busca romper esos ciclos.

Terapia cognitivo-conductual

En la terapia familiar cognitivo-conductual se utilizan técnicas específicas para abordar tanto los pensamientos como los comportamientos de los miembros de la familia. Esta intervención se centra en la reestructuración cognitiva, que implica identificar y modificar patrones de pensamiento disfuncionales que pueden estar contribuyendo a los conflictos familiares. Además, se trabaja en la modificación de conducta, donde se aplican estrategias para cambiar comportamientos problemáticos y fomentar interacciones más saludables.

El psicólogo colabora con la familia para desarrollar habilidades de comunicación efectiva, resolución de problemas y manejo del estrés, lo cual fortalece las relaciones familiares y promueve un ambiente más armonioso. También se pueden implementar técnicas como el entrenamiento en habilidades sociales y la desensibilización sistemática para tratar problemas específicos como la ansiedad y la conducta agresiva.

Conclusión

En conclusión, cada tipo de terapia familiar tiene sus propios enfoques y técnicas específicas, pero comparten un objetivo común: la mejora de las relaciones y el funcionamiento a nivel familiar.

La terapia sistémica, por ejemplo, se enfoca en las interacciones y patrones de comunicación dentro de la familia, buscando resolver conflictos y promover cambios positivos en el sistema familiar. La terapia estructural trabaja en la reorganización de la estructura familiar, mejorando los límites y roles entre los miembros para fortalecer la unidad familiar. La terapia estratégica, por otro lado, se centra en diseñar intervenciones específicas y directas que modifiquen comportamientos problemáticos y promuevan soluciones efectivas.

Además, la terapia cognitivo-conductual aplicada a contextos familiares se enfoca en modificar patrones de pensamiento y comportamiento disfuncionales que afectan la dinámica familiar. Por último, la terapia narrativa permite a los miembros de la familia reescribir sus historias personales y familiares, creando narrativas más positivas y constructivas que fomenten la cohesión y el entendimiento mutuo.

En definitiva, aunque los métodos y técnicas varían, el propósito de todas estas terapias es facilitar un ambiente de apoyo y colaboración, permitiendo a las familias superar desafíos, fortalecer sus vínculos y alcanzar un funcionamiento más saludable y armonioso. La elección del tipo de terapia adecuada dependerá de las necesidades específicas de cada familia y de la orientación del terapeuta, asegurando siempre el bienestar y el crecimiento de todos los miembros involucrados.

Bibliografía consultada

  1. Carr, A. (2019). Evidence-based practice in family therapy and systemic consultation: Child-focused problems. Journal of Family Therapy, 41(4), 492-516.
  2. Lebow, J. L., Chambers, A. L., Christensen, A., & Johnson, S. M. (2012). Research on the treatment of couple distress. Journal of Marital and Family Therapy, 38(1), 145-168.
  3. Pinquart, M., & Sörensen, S. (2011). Helping caregivers of persons with dementia: Which interventions work and how large are their effects?International Psychogeriatrics, 23(4), 552-568.
  4. Sexton, T. L., & Datchi, C. C. (2014). The Development and Evolution of Family Therapy Research: Its Impact on Practice, Current Status, and Future Directions. Family Process, 53(3), 415-433.
  5. Sprenkle, D. H., & Blow, A. J. (2004). Common factors and our sacred models. Journal of Marital and Family Therapy, 30(2), 113-129.

Picture of Comité Editorial Somos Psicólogos

Comité Editorial Somos Psicólogos

Nuestro enfoque es brindar a nuestros lectores una fuente de información confiable y empática en el campo de la salud mental. Creemos firmemente en el poder de la educación y el conocimiento para mejorar el bienestar emocional y psicológico, y estamos comprometidos en mantener los más altos estándares de calidad e integridad en todo lo que publicamos.

Mas Sobre psicología y terapias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Necesitas ayuda psicologica?

×