Forum

Avisos
Limpiar todo

La importancia del para qué  

  RSS
Ángel Rull
(@angel)
Miembro de confianza Registrado

En nuestro día a día, podemos llegar a sentir en determinados momentos y con áreas específicas de nuestra vida que no estamos plenamente satisfechos. Si, por ejemplo, lo miramos en el trabajo, no quiere decir que siempre hayamos estado mal y que nos hayamos estado autoengañando, sino que, por el motivo que sea, hemos perdido el bienestar. Una de los puntos donde debemos mirar para encontrar la raíz del problema es en el "para qué", en la finalidad de que escogiéramos ese trabajo, por seguir con el ejemplo.

¿Para qué me hago enfermero o abogada? Los motivos que nos llevan a escoger una profesión no tienen que ver en la mayoría de los casos con el dinero, sino con la plena satisfacción personal y el poder hacer lo que nos gusta, como puede ser ayudar a otras personas en sus peores momentos o proteger a los que están en una situación de vulnerabilidad. El problema es que, a medida que pasan los meses o los años, puedo acabar perdiendo esa finalidad. El número de horas invertido nos agota o cambiamos el foco hacia el dinero, lo que nos aleja de nuestro verdadero para qué.

Nuestra finalidad tiene que guiarnos en todas las áreas de nuestra vida y debemos volver a ella en esos momentos donde nos sintamos desbordados o perdidos. Si la finalidad ha desaparecido del todo, tal vez podamos tomar decisiones y hacer cambios.

¿Para qué decidí ser psicólogo? ¿Para qué me apunté a esta formación? ¿Para qué decidí romper con mi pareja? ¿Para qué abandoné la ciudad donde nací?

Saber nuestra finalidad nos alumbra el camino.

RespuestaCitar
Respondido : 07/06/2020 8:36 pm
JacoboFe me gusta
Vega Marcos
(@vega-marcos)
Miembro de confianza

Buenos días Ángel.

Me ha gustado mucho tu comentario, muchas gracias.

La finalidad o el objetivo nos guía.

 

RespuestaCitar
Respondido : 09/06/2020 11:53 am
Alicia Hermoso
(@alicia-hermoso)
Miembro de confianza

¡Genial esta reflexión!

A veces ocurre que, uno puede sorprenderse a sí mismo atrapado en un bucle de pensamientos intrusivos, cuestionándose el porqué de lo que hizo y ahora siente que no debería haber hecho, o al revés, de lo que no hizo y piensa que debió haber hecho... Cuestionarse el porqué, nos lleva al origen. En ese camino, revisamos el pasado y podemos encontrar una explicación de la que poder aprender.

El "entender" muchas veces, trae calma. Sin embargo, en este ejercicio de retrospectiva algunas personas pueden quedarse enganchadas en un sentimiento de culpa poco funcional.

Cuando nos planteamos el para qué, podemos entender qué utilidad o qué función tiene para uno aquello que hace o decide. Cuando dotamos de sentido, abrimos la puerta a la comprensión (de uno mismo o de los demás) y esto, a menudo, tranquiliza. Pero lo más importante es que nos da la oportunidad de tomar las riendas en el aquí y el ahora. Y en el presente, es donde siempre encontraremos nuestro control real.  

Un abrazo, 

Alicia

RespuestaCitar
Respondido : 11/06/2020 2:36 pm
Rocío Martín-Serrano Guerra
(@rociomartinserranoguerra)
Miembro eminente

@angel que gran reflexión compañero.

 

No debemos sentirnos culpables de plantearnos eso, o bien si nos sentimos aceptarlo.

 

Un abrazo

RespuestaCitar
Respondido : 02/07/2020 9:59 pm
JacoboFe
(@jacobofe)
Miembro estimado
Respondido por: @angel

En nuestro día a día, podemos llegar a sentir en determinados momentos y con áreas específicas de nuestra vida que no estamos plenamente satisfechos. Si, por ejemplo, lo miramos en el trabajo, no quiere decir que siempre hayamos estado mal y que nos hayamos estado autoengañando, sino que, por el motivo que sea, hemos perdido el bienestar. Una de los puntos donde debemos mirar para encontrar la raíz del problema es en el "para qué", en la finalidad de que escogiéramos ese trabajo, por seguir con el ejemplo.

¿Para qué me hago enfermero o abogada? Los motivos que nos llevan a escoger una profesión no tienen que ver en la mayoría de los casos con el dinero, sino con la plena satisfacción personal y el poder hacer lo que nos gusta, como puede ser ayudar a otras personas en sus peores momentos o proteger a los que están en una situación de vulnerabilidad. El problema es que, a medida que pasan los meses o los años, puedo acabar perdiendo esa finalidad. El número de horas invertido nos agota o cambiamos el foco hacia el dinero, lo que nos aleja de nuestro verdadero para qué.

Nuestra finalidad tiene que guiarnos en todas las áreas de nuestra vida y debemos volver a ella en esos momentos donde nos sintamos desbordados o perdidos. Si la finalidad ha desaparecido del todo, tal vez podamos tomar decisiones y hacer cambios.

¿Para qué decidí ser psicólogo? ¿Para qué me apunté a esta formación? ¿Para qué decidí romper con mi pareja? ¿Para qué abandoné la ciudad donde nací?

Saber nuestra finalidad nos alumbra el camino.

Qué fue primero el huevo o la gallina ?

 

En mi caso he perdido reforzadores. Me cuesta obtener placer de las actividades.

El tema de la motivación/vocación es importante por supuesto. Si estudias algo por dinero y luego no te gusta vas a tener ciertas dificultades. No me atrevo a decir su alcance porque intervienen muchos factores.

Si estudias algo que te gusta pero luego no obtienes el debido reconocimiento o no obtienes poder y dinero que tú esperabas también te puede ir de mal a regular.

Por complejo que parezca luego la cosa es más sencilla. Y en la realidad vuelve a complicarse con factores adicionales adicionales ajenos a la vocación o base de tu elección.

Por ejemplo : Tú citas para qué decidí ser psicólogo ?

Pues bien  hay muchos psicólogos que estudiaron psicología para solucionar su propio problema, al igual que muchos médicos por tener de niños un problema de salud.

Su motivación está clara. ¿ pero era clara su vocación ? . Puede ser que sí o puede ser que no.

También citas : ¿ Para qué decidí romper con mi pareja ?

Con esta pregunta me sonrío porque me recuerdas a una piba que conocí que me dijo que si ella hubiera sabido lo que le esperaba tras separarse no se hubiera separado de su marido. Se refería a que hubiera mantenido el vínculo haciendo lo que ella quisiera a nivel relacional, pero sin separarse. No parece muy honesto o coherente, pero en una sociedad como la nuestra es fácil de entender ciertas cobardías y reacciones.

Es similar a la actitud de muchísimas personas de no romper una relación totalmente hasta tener otra disponible. También parece cobardía. Pero el mundo está lleno de cobardes y yo no me atrevo  por miedoso a enjuijciar a tantas personas. Está al orden del día te lo garantizo.

Fíjate también que has orientado el post en plan explicativo de la acción : para qué, no enfocas en el por qué.

Muchas veces en la vida lo que nos fuerza a actuar es el por qué. Y luego el para qué viene automatizado como consecuencia.

Bueno no me hagas mucho caso porque parece que trato de hilar muy fino.

Por ejemplo: El por qué me separé es porque no podía aguantar la situación de infelicidad que la relación me causaba. El para qué se puede desvirtuar si luego digo que no lo se porque como resultado de la separación soy más infeliz que antes y me gustaría volver a la relación.

¿ Para qué me separé si no logré los objetivos del por qué me separé ?

 

 

 

Ayudar es ayudarte.

RespuestaCitar
Respondido : 25/08/2020 2:31 am
Compartir: