Forum

Avisos
Limpiar todo

No puedo más  

  RSS
desesperadabeth
(@desesperadabeth)
Nuevo miembro

Hola, me llamo Beth (obviamente no es mi nombre real) y tengo 15 años. Desde que recuerdo he tenido problemas con mi cuerpo, mi autoestima y la comida. Nunca fuí una persona deportista. Hice BTT hasta que en 2013 me operaron de Apendicitis y lo dejé. También hice patinaje desde los 5 años hasta los 9 y baile de los 9 a los 10, aun así siempre he sido una niña mas bien regordeta. Nunca fue demasiado problema porque no tube sobrepeso, era regordeta y punto. Cuando empecé la Eso medía 154cm y pesaba 59kg, es decir, que estaba en mi peso mas o menos correcto, pero poco a poco dejé de crecer pero no pare de engordar. En segundo de la eso pesaba 66kg, 7kg más es un año. El verano antes de empezar tercero de la eso empece a ir al nutricionista. Funcionó, pero no mucho. Comía lo que me decía pero mi ansiedad por la comida solo augmentó y empecé a tener pequeños atracones más a menudo. Además la nutricionista me decía que tenía que hacer una hora de ejercicio moderado diario y yo no encontraba la motivación en ningún sitio. Así que desde junio hasta noviembre tan solo perdí 5kg (y mal perdidos, porque solo hacia ejercicio la semana antes de ir y el dia antes casi no comía). El problema empezó en enero. después de fiestas, que engorde 400g. Sí, solo 400g, pero a mi eso me jodió muchisimo y a partir de allí no paré de subir. En marzo pesé 69,1kg y empecé a llorar en la consulta y la señora me dijo que me tomara un respiro y que no fuera durante un mes y que a finales de abril volviera. Me sentí tan decepcionada conmigo misma que lloré toda la noche. Había empezado todo ese proceso con 73.350kg y había logrado bajar hasta los 67kg. Y ahora de golpe lo estaba tirando todo por la borda. Luego nos confinaron. Durante el confinamiento me propuse hacer un glow up pero bien. Me motivé y empecé a hacer ejercicio diario y a intentar comer menos mierda, eso ultimo fue muy complicado. Me obsesioné con mi peso, me pesaba unas seis veces cada dia y me iba apuntando los diferentes pesos mentalmente. Logré adelgazar hasta los 68,2kg en abril. Entonces, al dia siguiente de pesar esos 68,2kg, por la mañana me pesé y vi en la báscula 69.8kg. Claro, yo no sabía que con la regla se engorda, porque cuando iba al nutri solo me pesaba una  vez al mes. Me empecé a rallar mucho y empecé a meterme en el "mood" de cuando tengo la ragla. No hice ejercicio en muchos días, de hecho casi no me movia durante el dia: de la cama al sofa, del sofa a la mesa, de la mesa al sofa y del sofa a la cama. Y además empecé a comer mucha más mierda. En junio, cuando ya pesaba 72kg me propuse lo mismo otra vez durante el verano, pero acabé el verano totalmente descontrolada con un peso demasiado alto. Con 76kg. entonces estaba totalmente perdida y no sabia que hacer. Estube asi hasta hace dos semanas aprox. Por cierto en septiembre empecé a ir al gimnasio, pero como no veia los resultados estaba asi. Hablé con la propietaria del gym y me explicó muchas cosas que me ayudaron mucho y me dijo que a partir de ese día me pesara cada domingo justo cuando me levantaba (habiendo hecho pis y caca a ser posible) y que lo apuntara en una libreta. empecé, la semana pasada pesé 73.8kg, pero esta semana me he agobiado mucho porque tenia miedo a no conseguir mi siguiente meta para esta semana que eran los 73,3kg. No hice mucho ejercicio, me encontraba deprimida y sin ganas de hacer nada. No se que hacer. me he pesado hace un rato y peso 75.4 kg. Sé que me tiene que venir la regla pero tio no se estoy super desesperada, con ganas de llorar todo el rato, no se que va a pasar, tengo miedo de no conseguirlo y cuando piemso en ello y en que no tengo control sobre mi misma ni sobre lo que como, me empieza a faltar el aire y empiezo a llorar mucho. de verdad que ya no se que hacer ni que coño me pasa. Ayudadme porfavor.

(no se si es importante, pero soy una persona que no se abre con nadie, ni a mis mas intimos amigos ni a mis padres, me lo quedo todo para mi, aparento que no me pasa nada cuando si y eso me mata por dentro. Soy incapaz de salir de fiesta con mi grupo de amigas porque todas ellas tienen cuerpos bonitos y yo no, ni siquiera me atrevo a ir a la playa con todas ellas. No cuelgo nada de nada en mis redes sociales y me da muchisimo miedo el que van a pensar los demas de mi si hago algo que me apetece pero que no haya hecho nunca.) ENSERIO AYUDADME PORFAVOR PORQUE YA NO SE QUE MÁS HACER Y CREO QUE NO VOY A SER CAPAZ DE SEGUIR ASI TODA MI VIDA

ayuda porfavir

RespuestaCitar
Respondido : 14/11/2020 7:41 pm
Juan
 Juan
(@freud)
Miembro reputado

@desesperadabeth Buenas tardes y gracias por confiar y contar tu problema. El problema del peso es algo complejo, cuanto más te obsesiones, más prohibiciones te inflijas peor. Te lo tienes que tomar con calma y hacer las cosas bien. Quitarte muchos kilos de golpe no es bueno para la salud, es un proceso que requiere de paciencia, si puedes una supervisión médica. Misma mente no tu médico de cabecera puede ponerte un régimen, no hace falta ir a un nutricionista si no quieres gastar dinero. Yo te cuento mi problema. Me he sentido muy identificado contigo y la ansiedad de comer. Mi punto álgido de ansiedad llego a los 28 años. Ansiedad, depresión etc., me llevaron a coger 95 kg. Yo me sentía fatal, avergonzado, acomplejado. Pero un buen día dije que esto tenía que terminar. Me ponía morado de bollos, todo lo que pillaba. Comencé a ir a un dietista amigo de la familia que me revisaba todas las semanas. Empecé a correr, andaba 2 h al día y en 5 meses me quede en 65 kg. Fue una batalla dura, pero muy satisfactoria. Años posteriores seguí con los devaneos de la comida. En la cuarentena me puse las pilas con los vídeos de YouTube, rutinas de ejercicios en casa y ahora mismo, me encuentro en la mejor forma física de mi vida. Con 40 años me están empezando a salir abdominales, jejeje. Mirarme al espejo no tiene precio. Como ves se puede conseguir. Solo tienes que mentalizarte, visualizar tu objetivo que es perder peso y verte bien y en poco tiempo lo vas a conseguir. También poder ir a una terapia de psicología, te podría venir muy bien, para recibir unas pautas, apoyo psicológico etc. Pero sobre todo, lo más importante es hacerlo con tranquilidad. Si dejas de comer, dietas agresivas, etc., no solo pones tu salud en juego, sino que el efecto rebote te puede hacer volver a dar más ansiedad por comer y coger más peso. Yo te voy a dejar las rutinas que yo hago en casa, es un experto en deporte y nutrición y también le puedes hacer consultas de comidas etc. Te mando muchos ánimos, hoy puede ser un buen día para empezar tu dieta, escribir el peso que tienes a día de hoy, hacerte un diario del peso, ir contándonos tus avances semanales, como va todo. Aquí siempre encontrarás un apoyo. ¡Un abrazo fuerte y tú puedes!!!

RespuestaCitar
Respondido : 14/11/2020 8:04 pm
Juan
 Juan
(@freud)
Miembro reputado

@desesperadabeth https://www.youtube.com/c/EntrenaSergioPeinado                                                            

de vencer la ansiedad por comer

Existen prestigiosas investigaciones científicas que han encontrado fórmulas eficaces para que no sintamos a todas horas un apetito voraz. En este artículo te revelamos los mejores consejos para olvidarte de la ansiedad por comer.

Quizá después de varias semanas de confinamientos, como otras muchas mujeres, sientas el impulso de comer lo que no necesitas.

Más aún si te pones a dieta: tu cuerpo (y tu mente) percibe menos suministro calórico y reacciona segregando mayor cantidad de la hormona del hambre para obligarte a darle las calorías habituales. Y, encima, la crisis económica te lo pone más difícil. “¿Qué tendrá que ver?”, estarás pensando.

El Instituto Médico Europeo de la Obesidad asegura que las incertidumbres que genera el presente contexto social hacen que casi todos segreguemos menor cantidad de unos neurotransmisores (serotonina, dopamina y noradrenalina) cuya carencia nos genera ansiedad y un apetito incontrolable como forma de calmar el estrés.Qué hacer ante todo esto? En cualquier tienda de alimentación natural –incluso en supermercados– encontrarás preparados que prometen vencer esa ansiedad por la comida y modificar tu silueta. Pero en estas cuestiones la magia no existe. Sin embargo, sí hay numerosos estudios científicos que han descubierto fórmulas naturales que ayudan a evitar esos impulsos nefastos. Los hemos recopilado para que puedas convertirlos en tus “trucos” personales para no flaquear ante la comida.

Saca lápiz y papel y apunta todos nuestros consejos. ¡No te pierdas ni uno!

1. Mastica chicle

Un estudio realizado en el Reino Unido por el Wrigley Science Institute muestra que hacerlo a diario puede reducir unas 1.000 calorías de la dieta mensual. Sucede porque su dulzor aplaca la ansiedad por comer. Y el acto físico de mascar nos tranquiliza, al aumentar el flujo sanguíneo al cerebro.

2. Stevia en lugar de azúcar

Este endulzante natural, mucho más dulce que el azúcar pero con cero calorías, regula los niveles de glucosa en sangre y la presión, reduce la ansiedad por comer y evita la acumulación de grasas. Lo corroboran varios estudios de la Universidad Aarhus de Dinamarca.

3. Cacahuetes crudos y nueces

Los cacahuetes crudos –toma un puñado al día– son de los alimentos más ricos en niacina. La carencia de esta vitamina B3 conlleva ansiedad e insomnio.

Buena parte de esa niacina se pierde si los cacahuetes se cuecen. Y en cuanto a las nueces, la Universidad Estatal de Pensilvania (EE. UU.) ha demostrado que son buenas contra el nerviosismo. Aseguran que se debe a sus ácidos grasos omega 3, que ayudan (basta con tomar 3 o 4) a bajar la presión cuando hay una punta de estrés.

También son efectivas (tomándolas a diario) si la ansiedad se cronifica, y la fibra que contienen sacia.

4. Regaliz: 3,5 g al día

Elimina la ansiedad por comer y reduce el hambre y la grasa acumulada en el organismo. Su abuso puede provocar arritmia e hipertensión.

5. Menos bebidas excitantes

Café, té, bebidas gaseosas azucaradas... las tomas y te sientes activada. Pero luego, esa activación se convierte en más ansiedad. En cambio, tomar un vaso de leche la aplaca. Y el zumo de tomate natural calma el hambre a deshoras.

6. Un poco de picante

Según la Universidad Purdue de Indiana (EE. UU.) la sustancia que hace picante al chile, llamada capsaicina, reduce la sensación de hambre y aumenta el gasto calórico. Es por la termogénesis: ese ingrediente hace liberar más calor al cuerpo, empleando energía extra en ello, lo que también nos hace sentir más saciados.

7. ...pero no a diario

Otros estudios apuntan que el mismo efecto puede atribuirse a cualquier picante (como la pimienta) añadido a la comida. Pero si se agregan a todas, el cuerpo se acostumbra y no reacciona igual. Necesitarías tomar más picante, lo que podría dañar tu estómago.

8. Comer cada 3 horas te resta kilos

Investigadores de la Universidad de Scranton (Pensilvania, EE. UU.) han controlado durante un año a 250 personas divididas en dos grupos: uno con sujetos obesos o con sobrepeso y otro formado por personas de peso normal, de los cuales la mitad había adelgazado al menos 13, 6 kilos y mantenido ese descenso durante más de cinco años.

Han descubierto que los sujetos del segundo grupo realizan de media 3 comidas principales al día, entre las que toman por lo menos dos refrigerios. En cambio, las personas obesas se limitan en su mayoría a las tres comidas “grandes” diarias.

Como no pican nada entre horas, llegan a esas tomas principales con más ansiedad e ingieren en ellas mayor cantidad de alimento. Por tanto, comer frecuentemente (cosas ligeras) ayuda.

9. Algo de soja todos los días

Científicos malagueños del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición engordaron a unos ratones hasta que presentaron obesidad y diabetes. Después les dieron isoflavonas –una sustancia de la soja– dos semanas. Los que tomaron más, tenían menos peso y grasa hepática, así como menos resistencia a la insulina y más leptina, la hormona “quita hambre”.

10. Los colores del hambre: evita el rojo y el amarillo

“Los colores venden y los colores acertados venden más”. Es el eslogan del Color Marketing Group, una organización americana que trabaja para que quienes crean productos sepan de qué colores deben “vestirlos” para impulsarnos a comprar. Consecuencia de sus investigaciones es que muchos restaurantes, sobre todo de comida rápida, se decoran en rojo y/o amarillo: al parecer, cuando el cerebro los procesa pone en marcha los mecanismos que nos hacen sentir hambre. Evita esos tonos en tu comedor y en tu cocina.

11. Encurtidos: pocas calorías para picar

Se trata de vegetales marinados en sal y después conservados en vinagre que quedan crujientes y requieren una masticación contundente. Dos circunstancias que, según diversos estudios, aumentan la sensación de saciedad.

12. Come con tenedor grande y plato pequeño

Según profesores de la Universidad de Utah (EE. UU.), hay un desfase entre el instante en que una persona ha comido ya bastante y el momento en que su estómago se siente lleno. Para determinar esto último, el cerebro se fija en elementos externos. Y recibe la indicación visual de haber comido más si los cubiertos son grandes o el plato queda vacío. Por tanto, mejor que este sea pequeño.

13. Alimentos que suben la serotonina

Está comprobado que la falta de serotonina –un neurotransmisor– genera angustia, irritabilidad... y ansiedad, que puede manifestarse hacia la comida. Hay alimentos que aumentan sus niveles. Son los ricos en un aminoácido esencial, el triptófano: piña, plátanos, espinacas, espárragos, tofu

14. ...y otros con la fibra inulina

Todos los alimentos ricos en fibra sacian, sobre todo si aportan fibras solubles, que absorben más agua. En especial si esas fibras contienen un carbohidrato llamado inulina. Ocurre con la achicoria, el puerro, la cebolla, el cardo, la alcachofa y el ajo.

15. Infusiones antikilos que aplacan el apetito voraz

  1. Pasiflora: mezcla una cucharada con dos de tila y dos de manzanilla. Toma 4 tazas al día.
  2. Flor de azahar: vierte una cucharada de pétalos secos en una taza de agua hirviendo, deja enfriar y cuela.
  3. Valeriana: es la más calmante. Si no te gusta su fuerte olor, puedes optar por los comprimidos.
  4. Melisa: tomada una hora antes de las comidas principales evita comer con ansia.

16. El pan con aceite de toda la vida

El ácido oléico, un ácido graso abundante en el aceite de oliva, ayuda a saciar el estómago.

 
 
 
RespuestaCitar
Respondido : 14/11/2020 8:10 pm
JacoboFe
(@jacobofe)
Miembro estimado

Bueno andas por buen camino.

No es una batalla que se gane a la primera.

Yo estoy en ello también.

En mi caso la preparación documental en mi es brutal : Nutrición y bromatología de Claudia Kuklinski , infinidad de libros de alimentación y recetas, enciclopedia de la nutrición, nutrición energética, etc. Enciclopedia de las dietas.

Consejos vendo y para mi no tengo es una frase que a veces acuño.

Tengo un amigo biólogo profesor de universidad que sigue un regimen que no me gusta nada, pero a él le da resultado.

En realidad como en tantas cosas la solución es individualizada.

Si vas al nutricionista presupongo que él sabrá lo que debes comer que sea mejor para tu cuerpo. Incluso yo pasé por la prueba de compatibilidad de alimentos mediante un análisis de sangre.

Yo he fracasado muchas veces. Aunque bien mirado ha sido una lucha a largo plazo y enorme calado. Llegué a pesar 120 kilos. En esta etapa he empezado a bajar desde 95 kilos. Y lo estoy haciendo muy lentamente. Me refiero a que llegué a pesar 120 kilos siendo mucho más joven y unos 173 centímetros de altura. Ahora mido 171 centímetros y continúo menguando. Mi edad es muy muy superior a la tuya. Para entendernos podría ser perfectamente el abuelo de Juan Freud.

Con la edad los huesos ya no responden igual o se modifican. Tengo el objetivo de bajar a 80 kilos antes de el uno de octubre de 2021. Con o sin coronavirus.

Puedes seguirme en este post en este mismo foro y me gustaría que te comprometieras (siempre con la ayuda de tu nutricionista, médico y demás ayudas al uso que consideres pertinentes) en tu propio post de seguimiento del peso. La recomendación inicial es que no te atosigues.

https://www.somospsicologos.es/foro/testimonios/a-80-kilos-antes-del-01-de-octubre-de-2020/

Sigue el método con el que te sientas cómoda.

Me imagino que no eres tú la que cocinas. Pero que comes acorde a lo prescrito por tu nutricionista. La adicción que dices tener a la comida basura hay que combatirla. No es fácil , pero puedes conseguirlo poco a poco. Deberás mostrar paciencia.

Veo que muestras cierta tendencita a darte a la desesperación. No sirve de nada. No lo hagas. Evita la desesperación. Reeduca tus enfoques con técnicas conductuales. Tienes la suerte de ser muy joven. En mi caso perder peso es bastante más complejo.

Pero tienes en tu contra lo mismo que tienes a favor : la edad.

A tu edad tener esa conciencia del problema es un punto a favor. Saber que puedes cambiarte y estar en ello es superior a lo que yo viví. Pero tienes en tu contra lo mismo que tienes a favor : tu alta exigencia. Tu perfeccionismo. Y lo que ello conlleva : obsesionarte y desesperarte.

En fin creo que has caído en un buen foro para quitarte unos cuantos kilos de encima. Juan Freud ya lo ha conseguido y otros estamos en camino : tú y yo.

 

 

 

 

 

 

Ayudar es ayudarte.

RespuestaCitar
Respondido : 14/11/2020 10:05 pm
marc25
(@marc25)
Nuevo miembro

@desesperadabeth

 Ayuda decirme que yo estoy tranquilo, contento, con más vitalidad o soy más perseverante y para mejorar mi actitud trabajar en ella usando  Autoafirmaciones animandome  siendo constante en mi actitud mientras la enfoco mucho en algo(con ejercicio físico mejor pero también sobre las zonas de dolor con los ojos cerrados) .O cambiar a un mindset positivo: Si persevero y resisto me sentiré mejor y tendré más salud viviendo según estos valores.

RespuestaCitar
Respondido : 22/11/2020 2:42 pm
Lucia Benito
(@lucia-benito)
Miembro eminente

Buenas tardes @desesperadabeth,

Lo primero de todo quiero agradecerte que hayas expuesto tu situación en el foro, entiendo que no ha sido nada fácil, ya que como señalas eres una persona a la que te cuesta abrirte. 

Como te señalan @freud y @jacobofe, lo primero es darte cuenta de las dificultades que estás teniendo con la comida. Me imagino que no está siendo fácil y que tampoco te ayuda a encontrarte mejor el no compartirlo con nadie. En muchas ocasiones, cuando no compartimos las preocupaciones con gente de nuestra confianza, éstas se nos van haciendo mayores dentro de nosotros, y finalmente terminamos con una bola enorme que no sabemos cómo deshacer. 

Me gustaría poder preguntarte algunas cosas, para que puedas ir profundizando poco a poco:

- ¿Desde hace cuánto te ocurre esto?

- ¿Hay alguien de tu entorno (familia, amigos...) que también le preocupe el peso, la alimentación?

- ¿En alguna ocasión has recibido algún comentario del exterior relacionado con tu peso?

Como te dice @freud quizá pueda ayudarte también poder tener tu propio espacio en una terapia. 

Espero que te haya ayudado, si necesitas cualquier cosa estamos encantados de leerte y acompañarte.

Un abrazo y mucho ánimo, ya verás como poco a poco vas viendo la salida. 

 

Lucía

RespuestaCitar
Respondido : 22/11/2020 8:13 pm
Juan me gusta
Compartir: