Saltar al contenido
No sé cómo sobrelle...
 
Avisos
Limpiar todo

No sé cómo sobrellevar esta vida

MAllen17
(@mallen17)
Respuestas: 1
Nuevo Miembro
Iniciador del tema
 

Hola, verán. Soy un chico de 17 años que vive en una familia de 8 personas, donde convivo con mi abuela (violenta, todo el tiempo buscando conflictos y manipuladora), mi madre (poco presente a sus casi 50 años), mis 2 hermanas mayores (la más grande no acepta otra opinión distinta a la suya y siempre recurre a la fuerza si discuto con ella y la otra no hace más que buscar la forma de sacar de quicio al resto), yo estoy en el medio (soy muy impulsivo e irresponsable), mi hermana menor (engreída y prepotente gracias al trato que le da mi abuela, además de hostil) y mis dos hermanos más pequeños (una niña con autismo que hace berrinches constantes y un niño con síndrome de Down que copia todo ese comportamiento).

Pongo ese contexto para que se entienda mejor.

Desde que tengo memoria en mi casa siempre tenía razón el que más gritaba o el que más duro golpeaba al resto, así lo hizo mi abuela con todos mis hermanos. Yo desde chico fui rebelde porque no sentía respeto por ella, ya que siempre me violentaba, ni por mis hermanas porque ellas no hacían más que ponerme sobrenombres de mal gusto y se burlaban de mí constantemente ya que ellas eran mejores que yo en todo y siempre me comparaban con ellas para que yo fuera igual. He de decir que no soy malo estudiando o en deportes, soy bastante bueno pero a mi familia no les bastaba con que yo fuese bueno. Querían que fuera la réplica de mis hermanas y cuando no lo lograba se burlaban.Antes recurría a insultos y golpes para intentar que se cayaran, ahora hago caso omiso pero sus palabras me pegan muy duro aún así.

No he podido confiar en nadie en mi familia desde que tengo memoria, siento como si no perteneciera aquí.

Creo que tengo complicaciones a nivel psicológico, me cuesta concentrarme, no puedo dormir bien o me duermo siempre muy tarde, tengo problemas de autoestima, me he autolesionado en el pasado y actualmente tengo tendencias suicidas cada poco tiempo, y me es complicado relacionarme con personas de mi edad o cualquier persona fuera de mi casa.

Siempre he soñado con independizarme cuando me gradúe, pero pensar en mis hermanos pequeños me impide proyectarme más a futuro. Siento que estoy atado a ellos, porque no quiero dejarlos en ese lugar donde mi abuela los golpea por mínimas cosas y los trata de locos por sus condiciones pero, a su vez, quiero alejarme lo más pronto de mi familia pero me da miedo pensar en qué le puede pasar a ellos. En especial mi hermano, quien es el único de mi familia con el que creo haber formado un lazo...

Aprecio cualquier opinión, no sé si esto va aquí o si lo que escribí rompe alguna norma del foro. Disculpen si es así, necesitaba hacer esto urgente.

Saludos.

 
Respondido : 19/02/2021 4:36 pm
Etiquetas del tema
Joseph10
(@joseph10)
Respuestas: 154
Estimado Miembro
 

@mallen17 Amigo mío, por mi parte solo te puedo decir que aquí hay personas muy lindas que van a aconsejarte y darte buenos consejos, yo he estado teniendo problemas de ansiedad y gracias a este foro he mejorado muchísimo, así que ánimo amigo, no estás solo, un abrazo.

 
Respondido : 19/02/2021 5:09 pm
.
 .
(@freud)
Respuestas: 1890
Noble Miembro
 

@mallen17 

Buenas tardes y gracias por compartir tu historia. Antes de nada, siento mucho todo lo que te está ocurriendo. Como ya sabes perfectamente, a la familia no la elegimos y nos toca lo que nos toca. En tu caso es muy normal que te sientas así. Ahora mismo tu casa es un campo de batalla y estas en medio del fuego cruzado. Te digo una cosa, no puedes cargar de tu familia toda tu vida. Una cosa es la responsabilidad y otra muy diferente la hipersensibilidad. Cuidado porque son dos términos equidistantes. Cuando tú tomas la responsabilidad de cargar con tu familia y encima tienes conflicto, tras conflicto, eso genera en ti los sentimientos que estás relatando. Es muy importante que no te sientas el líder de la familia y el Salvador de todos. El rol de El Salvador solo genera ansiedad, malestar y un profundo sentimiento de frustración, al saber que dependen de ti personas y no sabes encauzar el camino. Como persona adulta que eres, tienes el derecho de tomar tu camino y hacer tu vida como te parezca. Obviamente si te quedas en esa casa, jamás vas a ser feliz nunca. Mi consejo es el siguiente. Busca un trabajo, tu independencia, tu estabilidad emocional y lucha por tus sueños. Eres bueno estudiando, pues aprovéchalo. Eres bueno en deportes, aprovéchalo. Además estoy seguro de que vas a ser más útil, ayudando desde fuera, que desde dentro. Hiendo a echar una mano de vez en cuando a tu familia, apoyando, pero cada uno en su casa, esa la clave. Somos seres al fin y al cabo que necesitamos nuestro espacio y nuestra intimidad. De lo contrario como pasa en tu casa, la convivencia se torna insostenible. Amigo no lo dejes, busca tu vida, sal de casa, no dejes de estudiar, ya que vales para eso y busca un buen futuro. Como ya sabes el mercado cada día es más competitivo para más tarde encontrar trabajo y cuento más estudios tengas, más aprendas mejor. Un abrazo fuerte y aquí tienes tu casa. 

 

 

 
Respondido : 19/02/2021 7:06 pm
.
 .
(@freud)
Respuestas: 1890
Noble Miembro
 

@mallen17 Por cierto se me olvidó. Otro consejo. No entres al trapo en peleas, discusiones ni gritos, ni voces. La violencia solo genera más violencia. Quédate con esa frase, amigo. No tiene más razón, el que más grita. 

 
Respondido : 19/02/2021 7:08 pm
.
 .
(@freud)
Respuestas: 1890
Noble Miembro
 

@mallen17 Te dejo unas pautas y espero que te ayuden. 

 
Respondido : 19/02/2021 7:11 pm
.
 .
(@freud)
Respuestas: 1890
Noble Miembro
 

@mallen17 ¿Sientes a menudo que das más de lo que recibes?

 

¿A veces te sientes utilizado por los demás?

 

¿Apechugas con cosas que no te corresponden?

 

¿Los problemas de los demás son tus problemas?

 

Si tu respuesta a estas preguntas es un rotundo SI, entonces este post está especialmente pensado para ti.

 

¿En qué consiste el rol de salvador?

Salvador es la persona que siempre esta ahí para todos.

 

Predispuesta, accesible, disponible, servicial, voluntariosa.

 

No es de extrañar que con todas estas características, todas las demandas del mundo mundial vayan a parar a la persona que se identifica con este rol.

 

Para el salvador nada de lo que le sucede a los demás le es ajeno, y en su deseo e ímpetu por resolver los problemas de los demás acaba haciéndolos suyos, de esta forma asume y carga con asuntos que no le corresponden.

 

No hay salvador sin una víctima

El salvador tiende a verse más fuerte, inteligente y capaz que los demás, aunque el no sea muy consciente de esto.

 

Si uno se siente superior, sus relaciones no van a ser desde la igualdad.

 

El salvador ve al resto del mundo como víctimas indefensas y sin recursos, y por lo tanto inferiores a el.

 

El salvador trata de ayudar a las víctimas o supuestas víctimas, pero a veces ocurre que los demás no se dejan ayudar o lo que es peor, acaban demandole en exceso, sin saber que el mismo con su actitud está promoviendo esto.

 

Puede que para los demás sea muy cómodo a la par que útil recurrir al salvador, pero este tarde o temprano no podrá sostener su ritmo de ayuda indiscriminada y empezará a sentirse frustrado y cabreado con los demás.

 

Dejará de ser amable y ayudador para pasar a otro extremo, tarde o temprano se convertirá en castigador. Ayuda indiscriminada y necesidad de sentirse útil

El sentirse valioso es lo que le proporciona al salvador un sentido de identidad y valía personal.

 

En el afán de sentirse útil y valioso el salvador acaba prestando ayuda de forma indiscriminada, muchas veces sin que se la hayan pedido y esto puede hacer que otros puedan verlo como un entrometido e incluso puedan sentirse molestos.

 

También puede suceder que los otros abusen de su actitud servicial de forma más o menos consciente.

 

Ayudar a otros es beneficioso, hacerlo de forma indiscriminada y sin discernimiento no tanto.

 

Toda esta ayuda indiscriminada y necesidad de ser útil proviene de una serie de carencias infantiles.

 

Cuando el salvador ayuda de forma indiscriminada está tapando carencias y vacíos.

 

Desde un estado de carencia, la ayuda que se ofrece no se hace desde un estado de plenitud, si no de escasez.

 

En base a esto, es normal que tarde o temprano el salvador pueda sentirse cansado, drenado, desgastado y lo que es aun peor, utilizado por los demás.

 

Cómo liberarse del rol del salvador

Si te sientes identificado con este rol, hay cosas que puedes empezar a cambiar.

 

Estas son algunas propuestas u opciones para empezar a des-identificarte de este rol.

 

1. Que hacer en el caso de que NO te pidan ayuda

No siempre tienes porque sentirte obligado a hacer algo por lo demás, date espacio y valora si la persona o situación realmente necesita tu ayuda.

 

Es importante que no hagas por los demás lo que pueden hacer por ellos mismos, de esta forma evitarás asumir el peso de cosas que no te corresponden.

 

Otra cosa que puedes tener en cuenta antes de lanzarte a ayudar, es valorar el estado de la otra persona, es decir, si el otro está o no receptivo a tu ayuda.

 

Algo que puedes decir es: «si me necesitas aquí estoy», de esta forma no te anticipas a la necesidad que pueda tener el otro y respetas su libertad para pedir y recibir ayuda.

 

2. Que hacer en el caso de que SI te pidan ayuda

Algo que puede beneficiarte es no lanzarte a ayudar de forma totalmente reactiva.

 

El decir «déjame pensarlo» antes de lanzarte a dar ayuda tiene que convertirse en tu mantra, de esta forma no estarás tan reactivo y te dará tiempo a evaluar si realmente quieres ofrecer tu ayuda.

 

Si finalmente decides prestar tu ayuda, es mejor hacerlo desde una actitud de plena coherencia contigo mismo, para esto hay que valorar algunos aspectos:

 

Toma en consideración si tienes la energía suficiente en ese momento para ayudar.

Valora si ayudar al otro te supone algún perjuicio, ya que no tiene sentido ayudar a otro y desayudarte tú.

Valora igualmente si por el hecho de atender las necesidades del otro, estás desatendiendo las tuyas.

Ambos tenéis que salir ganado, o al menos nadie tiene que salir perjudicado. ¿Si no, que clase de ayuda es esa?

 

En definitiva, es muy importante que valores las actitudes que te mueven a ayudar a alguien.

 

Si ayudas o te muestras disponible para agradar al otro, para que te quieran y cuenten contigo o por el deseo inconsciente de recibir algo a cambio, entonces te sentirás vacío.

 

Lo que deseas nunca llegará, los demás no estarán a la altura de tus expectativas y pronto llegará el vacío y la frustración. Diste mucho y recibiste migajas.

 

Para que tu ayuda sea desde la plenitud tienes que realizarla de corazón (porque quieres, te apetece y así lo consideras), de esta forma te sientes pleno y recargado, no necesitas nada de vuelta, entonces el hecho de dar se convierte en una totalidad en sí mismo.

 

Si te devuelven genial, pero si no, te sientes igualmente bien, ya no hay nada que reprochar a nadie.

 

3. Algunos casos específicos

Hay algunas situaciones en las que la figura del salvador es pertinente y necesaria; por ejemplo, cuando hay alguien invalido o incapacitado que necesita ayuda, cuando es obvio que alguien en algún sentido no puede o no sabe valerse por si mismo.

 

4. Empoderar a los demás

Empoderar a los demás te devuelve automáticamente tu poder.

 

Si te identificas en exceso con este rol, atraerás a tu vida gente con necesidad, personas cuyo rol se complementa con el tuyo.

 

Por eso, para salirte de este rol tienes que empezar a empoderar a los demás, tienes que cambiar tu percepción acerca de los otros.

 

Cambiar tu percepción pasa por ver a los demás como personas fuertes, capaces, inteligentes y en ultima instancia, dueñas de su propio destino por mi duro que aparentemente este sea.

 

Devolver a otros su poder hace que automáticamente retomemos el nuestro, cuando les devolvemos a los otros sus historias, necesidades y problemas, empezamos a recoger todos los pedacitos de nuestro ser que se habían depositado en resolver historias que no quieren o no necesitan ser resueltas.

 

5. Abrirte a recibir

El rol del salvador es un rol activo, es decir, tiende más a dar que a recibir.

 

Una persona salvadora no se siente muy cómoda cuando recibe, porque está acostumbrada a lo contrario.

 

Es importante en este sentido hacer un trabajo consciente para equilibrar las energías del dar y recibir.

 

En ningún caso con este post quiero trasmitir que ayudar a los demás sea malo o perjudicial, muy al contrario, la ayuda y servicio a otros te permitirá conocerte más, y no solo eso, cuando ayudas a los demás implícitamente te estás ayudando a ti mismo y a toda la sociedad, pues en definitiva, todos estamos interconectados.

 

De lo que hablo aquí es de revisar la forma en que ayudamos y desde donde lo hacemos. Finalmente, revisar desde donde ayudamos nos permitirá ofrecer una ayuda de mayor calidad, más plena, total, coherente y sobre todo más libre de condicionamientos impuestos o autoimpuestos.

 
Respondido : 19/02/2021 7:12 pm
Compartir: