Forum

Avisos
Limpiar todo

Abuso sexual de mi madre

Mister_Mojo_Rising
(@mister_mojo_rising)
Nuevo miembro

Hola, tengo 28 y vengo a contar mi historia por primera vez. Desde niño me han gustado las tetas y me excitaba cuando las veía en la calle, pero a la era vez tímido y sin llegada con las mujeres. Me daba vergüenza sentirme excitado, como si tuviera algo raro y no había descubierto la masturbación.  Un día, en el verano, cuando estaba iniciando mi pubertad, me fui con mi mamá y mi hermano universitario a la playa. Mis papás son separados y no nos hemos visto en años. Mi mamá tenía 43 y se conservaba bien.

Un día salgo con mi mamá y mi hermano a la playa, estamos ahí la tarde la que yo aprovecho para mirar todas las tetas que pueda hasta que veo a una extranjera en topless. Eso puso mi corazón a latir rápido porque era la primera vez que veía tetas desnudas en vivo. Me costó mucho pasar desapercibido, incluso cuando mi mamá me preguntó que me pasaba, recuerdo haber mirado el escote de sus senos en el traje de baño y haberme excitado aún más.

Mi hermano no vio eso, se encontró con unos amigos y volvió en la noche. Durante esa tarde, pasó. Estaba tan excitado con la imagen de esas tetas grandes y redondas que no podía parar de pensar en ellas. Me imaginaba como se sentirían y que tan suaves son. Casi impulsado por mi calentura y con el corazón acelerado como nunca, me acerco a mi mamá y le cuento que nunca he tocado unas tetas y que me gustaría tocarle las suyas. Mi mamá me dijo muy dulcemente que no, pero cuando estaba por salir de la pieza me llama y me muestra sus senos.

Estoy excitado como nunca en la vida, siento como mi pene se estremece mientras masajeo las tetas de mi mamá. Intento chupárselas, pero no me deja. En eso nota mi erección y me detiene.

Después de eso ambos hicimos como si nada hubiera pasado. Tiempo después, una noche mi hermano llega con sus amigos y hacen una fiesta. Por motivos de alojamiento, tuvieron que usar mi cama y me fui a dormir con mi mamá. En la noche, me acerqué a ella mientras con las manos le agarraba las tetas por la espalda. Cuando sintió que se me paraba, se dio vuelta. Me dijo que tratara de no hacer ruido y me empezó a tocar. Me bajó los calzoncillos y comenzó a masturbarme. Mientras sentía el suave tacto de sus manos sobre mi pene, trataba de gemir lo más callado posible mientras mis manos masajeaban sus tetas; se sentía increíble. Siguió tocándome y masturbándome hasta que eyaculé, literalmente llorando de placer; tuve el orgasmo más intenso y largo de mi vida.

Después de esa noche, al día siguiente no podía mirar a mi mamá a los ojos. Me sentía avergonzado de haber permitido que mi mamá me masturbara, pero tremendamente excitado por la experiencia del orgasmo, lo que hacía que me avergonzara aún más. Durante las siguientes semanas traté de hacer lo que me hizo mi mamá, intentando masturbarme más de una vez, pero me costaba mucho eyacular y si lo hacía, no obtenía el mismo placer que sentí durante mi primer orgasmo. Casi desesperado, fui donde mi mamá una noche que estaba sola en su habitación, y mientras temblaba de nerviosismo con el corazón acelerado le conté mi situación y le pedí que me ayudara. Cuando mi mamá me hizo la paja ese día, me volví a sentir igual de excitado que cuando tuve mi primer orgasmo; sentí el asombro del descubrimiento, la excitación del orgasmo y la vergüenza posterior a que haya sido mi mamá quien me hizo eyacular.

Desde entonces mi mamá me masturbaba cada vez que nos encontrábamos solos. Me hice aliado de mi mamá y me mostraba más dispuesto a ayudarla que antes y eso tenía recompensas: Si ella peleaba con mi hermano tomaba su bando. Cuando eso pasaba, venía de noche a mi habitación, me hacía una paja y me dejaba chuparle las tetas mientras me agradecía por haberla defendido.

Esto duró por años: para las navidades y mis cumpleaños le pedía a mi mamá de regalo que me hiciera eyacular con sus tetas. Era un regalo maravilloso, recuerdo que para antes de esas fechas, mi mamá dejaba de masturbarme por una o dos semanas, para que mi orgasmo fuera más intenso…y lo conseguía. Tenía eyaculaciones en donde perdía la cuenta cuantos chorros de semen me salían disparados de entre sus senos: recuerdo haber contado más de 10 para una navidad, llorando de placer mientras eyaculaba. Lo más difícil de confesar es que si yo me masturbaba no conseguía el mismo orgasmo que me daba ella; cada vez que ella me hacía eyacular se sentía como mi primer y mejor orgasmo de la vida. Era sexualmente dependiente de ella.

Cuando tuve una novia a los 17 las cosas cambiaron. Eventualmente tuve sexo con mi novia y me distancie de mi mamá sexualmente. Hubo veces más adelante en donde mi mamá se ponía celosa y hacía comentarios sugerentes frente a mis parejas, como si estuviera amenazándome con contarles nuestro secreto. Avergonzado y tímido, trataba de calmarla y lo lograba cuando la dejaba tocarme y hacerme eyacular. Esta dinámica se mantuvo siempre mientras vivía con ella.

Ahora vivo con mi actual pareja en otra ciudad y converso con mi mamá ocasionalmente. Cuando voy a verla para reuniones familiares, es motivo de mucho esfuerzo resistirme a la tentación de dejarme tocar por ella, además que ella lo busca activamente, como si supiera el control que tiene sobre mi cuerpo. Con todo esto, siento que me hizo mucho daño, porque hasta ahora, nunca nadie ha podido darme orgasmos como los que me daba mi mamá; siempre han sido mejores que los que he tenido con cualquier otra chica.

Gracias por leer mi historia y por su apoyo.

RespuestaCitar
Topic starter Respondido : 21/06/2021 7:33 am
Vega Marcos
(@vega-marcos)
Miembro estimado

@mister_mojo_rising hola.

Es normal sentirse excitado con facilidad cuando eres pequeño, y no tiene nada de malo.

Sin embargo, lo que comentas es un abuso por parte de tu madre hacia ti. A pesar de que tú pudieras disfrutarlo, ella era adulta y tú eras un niño. Eso lo convierte en un abuso sexual.

Debes tratar de protegerte y de momento no estar a solas con ella. 

Esto que hizo tu madre es muy grave.

Quizá puedas comentárselo a un familiar de confianza para que te ayude.

Un abrazo 

RespuestaCitar
Respondido : 22/06/2021 9:53 am
Compartir:
91 166 50 47
Pide cita