Psicología nutricional

Psicología nutricional


Psicologia Nutricional Psicologo madrid san blas hortaleza moratalaz vallecas
  • ¿Te gustaría mejorar tu alimentación y tus hábitos nutricionales?

  • ¿Quieres encontrarte mejor con tu cuerpo y con tu aspecto físico?

  • ¿Has intentado cambiar con anterioridad pero no lo has conseguido?

Has llegado al lugar indicado, podemos ayudarte.

PIDE CITA
1ª visita gratuita

La Psicología Nutricional es la disciplina que se encarga de estudiar, investigar y tratar la relación que existe entre el aspecto psicológico de una persona y su peso corporal. Va orientado a ver qué emociones están implicadas en nuestra forma de comer, qué hábitos nos perjudican y cómo podemos superar dichos problemas para vivir dentro de nuestro estado físico real y saludable.

Psiconutrición: encontrar lo que nos hace engordar

El peso de una persona se ha relacionado durante años con sus hábitos alimenticios, deportivos y genéticos. Una mayor tendencia a coger peso era totalmente hereditaria y se unía a una mala rutina que se fue interiorizando. Era únicamente físico y poco espacio dejaba a que se explicase mediante aspectos emocionales o cognitivos.

Las investigaciones que fueron surgiendo dieron lugar a una evidencia que a día de hoy nos parece obvia: somos lo que comemos, pero comemos a través de lo que somos. Nuestra personalidad, nuestra educación y nuestra gestión de los problemas hablan sobre el estado físico que tenemos, y eso incluye el sobrepeso y la obesidad.

La Psicología Nutricional actualmente trata los problemas con el peso desde una perspectiva integradora, donde no solo se trabaja para cambiar la alimentación o introducir una rutina alimenticia, sino para saber cómo nos influyen los problemas familiares o del trabajo y gestionarlos de una forma que no sea comiendo.

Autoestima y Psicología Nutricional

Nuestro cuerpo se conforma como resultado de nuestra genética, nuestro carácter, nuestros pensamientos y nuestras emociones, y la base de esos cuatro factores es la autoestima. Cabe esperar que, ante una autoestima sana, nuestro cuerpo tendrá resultados favorables, ya que nos preocupamos por nuestra imagen, nos hacemos valer y nos cuidamos. En el lado opuesto está la baja autoestima, con todo lo que supone: no me valoro a mí mismo, no encuentro mi lugar, los demás me invaden, mantengo formas de relacionarme insanas y manejo mal la frustración y la tristeza.

Esto se ve de forma clara en aquellas personas que no solo sienten que su cuerpo no les gusta debido al peso que tienen, sino que lo que les ocurre en su día a día o cómo se relacionan consigo mismo tampoco está bien. Es aquí donde queda latente que cómo está su cuerpo acaba siendo resultado de cómo está su mente. La relación es sencilla: si no me encuentro bien y no manejo mis emociones o no regulo mi autoestima, tampoco lo haré con aquellos aspectos que hacen que engorde o adelgace. No como bien, no hago deporte, me salto comidas y luego no controlo el hambre…

Psicología para adelgazar

Cuando decidimos buscar ayuda psicológica a la hora de perder peso, la pregunta habitual es “¿Cómo puede este especialista ayudarme a modificar mis hábitos, lograr que haga deporte y que coma mejor?”

El objetivo terapéutico es analizar qué factores de nuestra vida se están relacionando con un aumento o un mantenimiento de la obesidad, que nos impiden adelgazar, y cómo se relacionan con aspectos más emocionales o psicológicos. De esta forma, al encontrar esos puntos más sensibles, podremos atajarlos y, por tanto, el peso se reducirá.

Se realiza un análisis de nuestra autoestima, nuestra gestión emocional, aspectos psicosociales o el hambre emocional. Aprendemos a escuchar a nuestro cuerpo y a nuestro cerebro y lo alineamos para que mejore nuestra salud física y mental.

Trabajamos sobre:

- Análisis de alimentación y actividad física.

- Niveles saludables de autoestima.

- Conocimiento y manejo cognitivo y emocional.

- Análisis y mejora de las habilidades sociales y de regulación con el entorno.

- Modificación de hábitos poco saludables e introducción de mejores rutinas deportivas y alimenticias.

El nuevo modelo psiconutricional nos dice que la cifra que una persona ve en la báscula va mucho más allá de lo que está comiendo, las calorías que se ingieren o el deporte que hace. Nuestros pensamientos, nuestras emociones y la valoración que cada persona tiene sobre sí misma hacen que podamos llegar a un sobrepeso o una obesidad. Y es que no solo somos lo que comemos, sino que aquello que está dentro de nuestra mente y todo lo que nos pasa alrededor, van a impactar directamente en nuestro estado físico.

"La mayoría de la gente no tiene un problema con su dieta. Su problema es ser consistente con su dieta."

Karen Sessions